Los 6 beneficios para tu salud de las patatas
  1. Nutrición
Vitaminas, nutrientes...

Los 6 beneficios para tu salud de las patatas

En los últimos años, este tubérculo ha sido demonizado, especialmente porque se asocia a snacks o por la forma de consumirlas fritas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los primeros europeos que pudieron quedar sorprendidos por ese excelente tubérculo que es la patata fueron los soldados que acompañaron al explorador español Gonzalo Jiménez de Quesada por América, allá por el año 1537. Pero su entrada y puesta de largo en el Viejo Continente no se produjo hasta 1560, siendo Pedro Cieza de León su valedor en este lado del océano.

Foto: Foto: Unsplash/@markusspiske.

A pesar de ser algo exótico a su llegada, con el paso de los años la patata se convirtió en un producto muy popular entre toda la población. Su sabor, precio y versatilidad ayudaron a que se convirtiera en imprescindible en las dietas contemporáneas. En la actualidad, este tubérculo está presente en muchas recetas típicas de nuestro país y, prácticamente, no podríamos vivir sin él.

Sin embargo, en los últimos años las patatas han sido demonizadas, especialmente porque se asocian a snacks o por la forma de consumirlas fritas. Pero lo cierto es que este tubérculo puede tener muchos beneficios para la salud, especialmente si se cocina de una manera saludable.

Vitamina C

Por lo general, asociamos la vitamina C a las naranjas y los cítricos, pero una fuente importante de esta sustancia en las dietas británicas durante la mayor parte del siglo XX provino de las patatas, recoge ‘Science Alert’. De media, una pequeña de unos 150 gramos proporciona aproximadamente el 15% de la vitamina C que necesitamos a diario.

Cabe destacar que la vitamina C no solo es importante para la función inmunológica y contiene antioxidantes; también juega un papel esencial en la formación del tejido conectivo, que ayuda a que funcionen nuestras articulaciones y mantiene los dientes en su lugar.

Vitamina B6

La vitamina B6 es un cofactor esencial (una pequeña molécula) en el cuerpo. Ayuda a que más de 100 enzimas funcionen correctamente, lo que les permite descomponer las proteínas, un proceso clave para una buena función nerviosa. Esta también puede ser la razón por la que la B6 está relacionada con una buena salud mental.

Foto: Patatas a la marinera.

Por lo general, una patata pequeña contiene alrededor de una cuarta parte de la ingesta diaria recomendada de B6 para un adulto.

Potasio

Tener potasio en nuestras células es importante para regular la señalización eléctrica en músculos y nervios. Por lo tanto, si el potasio sube o baja demasiado, puede hacer que nuestro corazón deje de funcionar.

Las patatas asadas, al horno y fritas contienen niveles más altos de potasio que las hervidas o en puré. En concreto, una asada contiene alrededor de un tercio de la ingesta diaria recomendada. Lo mejor es hervirlas cortadas en cubitos para hacer que la mitad del potasio se filtre al agua.

Sin embargo, las personas que tenga una enfermedad renal –que puede limitar la capacidad de eliminar el exceso de potasio del cuerpo– pueden necesitar limitar la cantidad de patatas que comen. Eso sí, si asas o fríes, ten cuidado con la cantidad de aceite que utilizas.

Colina

La colina es un pequeño compuesto que se adhiere a la grasa para producir fosfolípidos, los bloques de construcción de las paredes celulares, así como el neurotransmisor acetilcolina (que nos ayuda a contraer los músculos, dilatar los vasos sanguíneos y disminuir la frecuencia cardiaca). Las patatas son el alimento que contienen los segundos niveles más altos de colina, después de los productos ricos en proteínas, como la carne y la soja.

Es vital consumir suficiente colina, ya que es esencial para un cerebro, nervios y músculos saludables. Y las diferencias sutiles en nuestros genes pueden significar que algunos de nosotros somos naturalmente más deficientes en la producción de colina.

Foto: Foto: Unsplash/@kellysikkema.

Una patata asada contiene en torno al 10% de las necesidades diarias de colina de una persona. Este compuesto es especialmente importante durante el embarazo, ya que el bebé en gestación está generando muchas células y órganos nuevos.

Buenas para el estómago

Cocinar y enfriar las patatas antes de consumirlas permite que se forme un almidón resistente. Este almidón saludable ayuda a nuestro cuerpo de muchas maneras, incluso actuando como prebiótico, algo que es importante para un microbioma intestinal saludable.

Sin gluten

Las patatas también están –naturalmente– libres de gluten, por lo que son una excelente opción para las personas con enfermedad celiaca o que necesitan evitar el gluten.

Foto: Foto: iStock.

Lo mismo ocurre con las batatas, que también tienen un índice glucémico más bajo, lo que significa que no provocan un aumento brusco del azúcar en la sangre, lo que puede ayudar a controlar el peso y el apetito. Sin embargo, las batatas son un poco más altas en calorías y carbohidratos que las patatas normales, aunque contienen más betacaroteno (una forma de vitamina A).

Nutrientes Salud mental Alimentos Dieta
El redactor recomienda