¿Sabes cuál es la mostaza correcta para cada plato?
  1. Nutrición
Muy versátil

¿Sabes cuál es la mostaza correcta para cada plato?

Esta salsa de sabor ligeramente picante tan popular está muy presente en nuestra mesa, pero ¿la utilizamos bien? Te decimos cuál es la más adecuada para que enriquezcas tus recetas

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@jonathanborba.
Foto: Unsplash/@jonathanborba.

Quizás nunca te hayas preguntado qué tipo de mostaza se debe usar para acompañar a la carne o las salchichas, o para un tartar o unos nachos, pero hay más de cuarenta variedades y cada una tiene un uso distinto.

No debemos abusar de la mostaza para no arruinar el sabor del plato

La realidad es que es un producto de origen mediterráneo conocido por su aroma y su ligero picor, que viene de la planta sinapsis, cuyas hojas desprenden un olor similar al de la pimienta.

Las más suaves y ligeras

Si pensamos en este tipo de salsas es difícil olvidarse de la comida rápida, para la cual la mejor es la mostaza americana, suave y ligeramente ácida. Es la más común del mercado, toda una habitual para hamburguesas y perritos calientes.

placeholder Foto: Unsplash/@diegosmarines.
Foto: Unsplash/@diegosmarines.


La mostaza antigua o mostaza de grano tiene un sabor suave y poco picante, perfecta para los primerizos en el mundo de las salsas. Su origen es francés (donde se le conoce como moutarde de Meaux), y su elaboración incluye las semillas intactas junto a vinagre, vino blanco y sal. Es muy usada en platos como salchichas, jamón o embutidos. Se puede utilizar acompañándola con quinoa y calabacín, y es importante no usar grandes dosis para no arruinar el plato en el que la estemos incluyendo.

La mostaza bávara es, tras la cerveza, la gran protagonista del Oktoberfest alemán. En Múnich viven enamorados de esta salsa de color oscuro y sabor dulce, preparada a base de grano, vinagre, hierbas aromáticas, sal y, dependiendo de la receta, caramelo, melaza o miel. Es la mostaza perfecta si estamos comiendo salchichas de Frankfurt, pero también para acompañar el tofu o un plato con huevos.

Las más suaves suelen ser las mostazas aromatizadas, producto de hierbas finas y aceitunas. Son ideas para la ternera, ensaladas, quesos y marinados.

Mostaza picante y fuerte para los más atrevidos

placeholder Foto: Unsplash/@elevatebeer.
Foto: Unsplash/@elevatebeer.

La mostaza de Dijon (que, como su nombre indica, proviene de esta ciudad de la Borgoña) tiene un sabor fuerte, debido a que se prepara con semillas de mostaza negra o café y jugo de uvas sin madurar, y con cierto regusto a castaña. Es una de las más consumidas y combina bien con patatas al horno, carne y pasta.

Algunas mostazas tienen beneficios en nuestro cutis y mejoran nuestra vista


La de Dijon es prácticamente la madre de la mostaza provenzal, a la que, cogiendo la base de esta, se le añaden pimientos rojos, ajo, aceite de oliva y diversas especias. Es perfecta para pescados azules y vinagretas. Además de su estupendo sabor tiene grandes beneficios, ya que es buena para la vista y la piel.

Desde Francia cruzamos el canal de la Mancha para descubrir la mostaza inglesa, una de las más antiguas del mundo, con más de dos siglos de historia. Es picante y muy poco dulce, e ideal para acompañar asados, bocadillos e incluso vinagretas.

Pero si hay un rincón del mundo cuya gastronomía fascina al resto del planeta, ese sitio es Japón, donde la mostaza wasabi, elaborada a base de rábano picante y pimienta, suele ir de la mano de los mejores sushis. Además, es muy beneficiosa para la sangre y contra la irritabilidad. La intensidad de su sabor es similar a la de Dijon.

Alimentos Consultorio gastronómico
El redactor recomienda