La guía completa de alimentos para pacientes con cáncer de próstata
  1. Nutrición
Elaborada por expertos

La guía completa de alimentos para pacientes con cáncer de próstata

Entre los factores de riesgo destacan la mala alimentación, el sobrepeso, fumar y abusar del alcohol, el estrés o llevar una vida sedentaria

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Según las estimaciones de la Sociedad Española de Oncología Médica, se darán 35.764 nuevos casos de cáncer de próstata en España para este 2021. Como explica François Peinado, el cirujano urólogo especialista en próstata, enfermedad de Peyronie y medicina sexual, se trata de “crecimiento incontrolado (maligno) de las células de la glándula prostática y, a diferencia de muchos otros tumores, tiende a crecer lentamente”.

La enfermedad puede causar alteraciones digestivas como náuseas, vómitos o diarrea​, malestar intestinal o pérdida de peso

El doctor Peinado enumera algunos de los factores dietéticos que pueden influir en el riesgo de cáncer de próstata:

  • Grasas: el consumo de grasas, especialmente las saturadas (presentes en las carnes rojas y los productos lácteos), se correlaciona con un mayor riesgo de cáncer de próstata.
  • Calcio/fructosa: una dieta rica en calcio y baja en fructosa puede aumentar el riesgo de este cáncer.
  • Licopeno: un consumo elevado de este pigmento antioxidante, presente en los tomates frescos y la salsa de tomate, puede reducir el riesgo.
  • Selenio: un mayor consumo de este mineral también puede disminuirlo.
  • Soja: la ingestión de productos a base de soja pueden prevenir el desarrollo del cáncer de próstata.
  • Alcohol: el alto consumo del alcohol puede aumentar el riesgo.

Cómo debe ser la alimentación

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Cáncer de Próstata, la Fundació Catalunya La Pedrera ha lanzado una serie de recomendaciones dietético-culinarias durante el tratamiento del cáncer de próstata.

La guía, elaborada por la Fundació Alícia, con el asesoramiento de la nutricionista Núria Mundó, la doctora Begoña Mellado y el doctor Francesc Casas, del Hospital Clínic, y la colaboración de Ipsen Pharma, incluye consejos para que los pacientes puedan mantener una adecuada alimentación durante el tratamiento de la enfermedad y contribuyan a paliar los posibles efectos secundarios.

Durante la enfermedad “pueden aparecer alteraciones digestivas como náuseas, vómitos o diarrea, malestar intestinal o pérdida de peso”, explican los profesionales del Hospital Clínic. Además, añaden, “cuando se reciben tratamientos hormonales, se puede desencadenar un desequilibrio metabólico que puede comportar aumento de peso, alteración de los lípidos, hipertensión u osteoporosis, entre otros”.

En esta línea, la doctora y directora científica de la Fundació Alícia, Elena Roura, señala que “la alimentación durante el tratamiento de un cáncer ha de ser segura, suficiente y equilibrada, y en la medida de lo posible ha de seguir el patrón de dieta mediterránea, e irse adaptando a medida que aparecen los efectos secundarios del tratamiento”.

10 claves en la alimentación del cáncer de próstata

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una de las partes que incluye este documento es un decálogo a seguir por los pacientes, aunque los expertos recuerdan que “no hay ningún alimento ni combinaciones de alimentos que por sí solos curen el cáncer”.

Realizar ejercicio físico contribuye a mantener la masa muscular y la mineralización ósea

  • Limitar el consumo de productos ricos en sal, azúcar y/o grasas saturadas, como algunos platos precocinados, el azúcar de mesa, la bollería industrial, los dulces, los refrescos azucarados, los snacks muy salados, etc.
  • Seguir normas y medidas de seguridad alimentaria para evitar infecciones. Los expertos recuerdan que es importante tener en cuenta que, a veces, durante el tratamiento pueden disminuir las defensas, por lo cual es necesario extremar las medidas de higiene para reducir el riesgo de sufrir alguna intoxicación alimentaria. En este contexto, aconsejan lavarse las manos con agua y jabón y mantener limpia la cocina y espacios afines, así como limpiar bien todos los alimentos a la hora de cocinar, haciendo especial énfasis en los alimentos que se van a consumir crudos.
  • Elaborar preparaciones culinarias ligeras, de fácil digestión, pero sabrosas (evitar los fritos o los guisos fuertes, priorizar los hervidos y las cocciones al vapor, al horno, a la plancha, etc., utilizar aceite de oliva virgen tanto para cocinar como para aliñar los alimentos).
  • Comer en compañía. Sería deseable realizar una de las comidas del día, como mínimo, con familia o amigos alrededor de una mesa.
  • Realizar actividad física de manera regular. Mantenerse activo y realizar ejercicio físico contribuirá a mantener la masa muscular y la mineralización ósea. Además, ayuda a sentirse mejor y a preservar la funcionalidad para llevar a cabo las actividades cotidianas.

Cáncer Dieta
El redactor recomienda