Aumenta la conciencia vegetariana, ¿realmente nos beneficia?
  1. Nutrición
Proteína vegetal

Aumenta la conciencia vegetariana, ¿realmente nos beneficia?

Cada vez somos más conscientes de la necesidad de comer correctamente para mantener un estado saludable, lo que se traduce en un aumento de la ingesta de frutas y verduras

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) reflejaba que únicamente un 9% de los encuestados consumía tres raciones de verduras y hortalizas al menos tres veces al día. En el caso de la fruta, solo el 17% de los entrevistados afirmaba ingerir tres piezas de frutas diariamente.

El resultado del estudio muestra que, a pesar de que “la mitad de los encuestados cree tener unos hábitos de alimentación saludables, apenas el 32% sigue una dieta saludable o muy saludable, comiendo de todo y en cantidades adecuadas”. Finalmente, tras analizar todas las respuestas de los encuestados, la OCU afirmaba que únicamente el 1% come muy saludable, frente a un 49% que come poco saludable.

El 10% de los españoles ya tiene una alimentación que se podría considerar vegetal

Sin embargo, es cierto que actualmente se ha experimentado un aumento en los estilos de vida que fomentan el veganismo y el vegetarianismo. El conjunto de voluntarios que forma la organización Clima Tierra afirma que "el 10% de los españoles ya tiene una alimentación vegetal, lo que equivale casi a cuatro millones de personas".

Aunque el término más extendido es el de flexiteriano, que son aquellas personas que llevan una dieta principalmente vegetal y sólo de vez en cuando ingieren productos de origen animal. Según la organización, “los principales motivos de estos usuarios son la salud y la preocupación por el medio ambiente y el sufrimiento animal”, explican.

A pesar de que ambos estilos de vida se basan en la restricción del consumo de carne, el veganismo es más estricto debido a que no consumen ningún tipo de producto que derive de un animal, es decir, no comen productos lácteos, ni huevos o miel, por ejemplo. En cualquier caso, ambos están creciendo en popularidad, aunque es cierto que hay muchas variantes del estilo vegetariano.

“Una dieta vegetariana puede provocar anemia, problemas de piel, obesidad, desnutrición o cansancio y falta de energía”

En el caso de la dieta vegetariana, los beneficios son múltiples, ya que puede reducir la posibilidad de obesidad, el riesgo de cardiopatía o problemas relacionados con el corazón, ayuda a bajar la presión arterial y disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo 2 (es el tipo de diabetes derivada del exceso de los niveles de glucosa o azúcar en sangre).

De esta manera, se reduce la cantidad de calorías en general, especialmente grasas saturadas, y se ingieren alimentos con más fibra, potasio y vitamina C. Sin embargo, la proteína animal también nos sustenta de los nutrientes necesarios para crecer y mantener una buena salud, por lo que necesitamos ingerir una gran variedad de alimentos para obtener estos beneficios y no carecer de ningún nutriente.

Mauricio Quesada Carvajal, nutricionista del Hospital Clínica Bíblica en Costa Rica, explica que pueden aparecer problemas relacionados con la salud como anemia, problemas de piel, obesidad, desnutrición o sentir cansancio y falta de energía debido a la “disminución del consumo de ciertas proteínas y nutrientes”. Esto se debe a que, en muchas ocasiones, según apuntan desde el centro, es que este tipo de dietas se basan en alimentos harinosos, por lo que se acaba experimentando carencia de nutrientes y proteínas, por lo que el desarrollo muscular se ve deteriorado.

Los siete errores de la dieta vegetariana

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

A pesar de que seguir una dieta vegetariana parece ser sinónimo de un estilo de vida saludable, lo cierto es que muchas veces cometemos errores que acaban afectando negativamente a nuestra salud. La nutricionista Romina Mabel Gamboa nos ofrece luz acerca de los fallos que cometemos:

  • No informarse de los beneficios, dejarnos guiar por la moda del momento o creerse que es una dieta utilizada para adelgazar puede suponer problemas de salud a largo plazo, ya que se recomienda la ayuda de un profesional que estudie esa dieta vegetariana ideal para las características de tu organismo.
  • El menú vegetariano no debe ser monótono porque eso puede suponer la pérdida de ciertos nutrientes. Por ello, este tipo de dieta siempre debe estar planificada para evitar riesgos en nuestra salud.
  • Abusar de los productos procesados del supermercado siempre son malos para la salud, aunque sean vegetarianos, y no representan el estilo saludable que guía una dieta vegetariana, ya que están llenos de azúcares y grasas trans.

La bebida primordial de cualquier dieta es el agua, ya que otras bebidas pueden favorecer el exceso de azúcares y calorías en nuestro cuerpo

  • La dieta vegetariana no se basa únicamente en el consumo de frutas y verduras, ya que pueden suponer un desequilibrio nutricional.
  • No abusar de productos como harina, arroz, avena, maíz o derivados, ya que puede suponer un exceso de carbohidratos y calorías para nuestro organismo.
  • La bebida primordial de cualquier dieta es el agua, ya que cualquier bebida como los zumos o leches vegetales pueden favorecer el exceso de azúcares y calorías, a pesar de que también pueden ofrecernos buenos nutrientes.
  • Finalmente, no solo se debe evitar el consumo de proteínas animal, sino elegir bien qué tipo de productos debemos ingerir y eliminar los refinados.

En definitiva, una dieta vegetariana debe estar bien estudiada y cuidada, ya que si no puede suponer un empeoramiento de la salud.

El redactor recomienda