Ni 0%, ni con probióticos: el mejor yogur que puedes encontrar en el supermercado
  1. Nutrición
Beneficios para la salud

Ni 0%, ni con probióticos: el mejor yogur que puedes encontrar en el supermercado

El consumo de este lácteo se asocia a un menor riesgo de padecer obesidad, así como diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Desnatado, 0%, con probióticos, de fibra, con trozos de fruta, de sabores, natural… En las neveras del supermercado podemos encontrar decenas de tipos de yogur. Aunque sea un alimento muy sencillo y 'de toda la vida', la industria alimentaria ha ido introduciendo en el mercado variaciones a gusto del consumidor; pero solo uno puede ganar en el ‘juego de tronos’ de la salud.

Si nos preguntamos cuál es el yogur más saludable del mercado, la respuesta es que debemos huir de azúcares innecesarios y nombres farragosos. “El yogur natural sería la opción más saludable”, explica a El Confidencial Iñaki Elío, director del Grado de Nutrición Humana y Dietética de la Universidad Europea del Atlántico. “Diversos estudios han demostrado los efectos saludables de este tipo de yogur debido a la matriz nutricional, sus proteínas, su grasa, calcio, zinc, vitamina B12, B2, A, D y especialmente sus bacterias vivas, es decir, los probióticos”, añade.

Foto: Foto: iStock.

Aunque el que menos engordaría como tal sería el desnatado, que un alimento sea más o menos saludable no depende solo de las calorías que aporta. “Por ejemplo, se ha visto que el yogur entero, igual que la leche, genera más sensación de saciedad, lo que haría que no tuviéramos apetito durante más tiempo”, señala el dietista-nutricionista.

Da igual cuál sea el formato. Ya se tome con cuchara o bebido, “lo importante es que sea yogur natural y se conserve en frío”.

Por otro lado, también se libraría de la quema el yogur griego natural, que “tendría unas propiedades similares al yogur natural, pero con una mayor cantidad de grasa pues entre sus ingredientes se suele incluir nata, de manera que simplemente se debería tener en cuenta que aporta una mayor cantidad de calorías”.

Beneficios para la salud del yogur natural

Existen múltiples estudios que han demostrado diferentes efectos saludables del yogur, uno de los más recientes es el ‘Yogurt, cultured fermented milk and health: a systematic review’ ('Yogur, leche fermentada cultivada y salud: una revisión sistemática').

Elío explica que el consumo de yogur se asocia a un menor riesgo de obesidad, reducción del riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Del mismo modo, el consumo de este lácteo protege frente al desarrollo de sobrepeso.

“Todo esto siempre y cuando forme parte de una alimentación saludable”, puntualiza el experto en nutrición. Porque tan importante es saber elegir bien un yogur como seguir una dieta adecuada.

Ni bio, ni 0% grasa

“El yogur natural es el que ha demostrado en estudios científicos un efecto más saludable de manera que debería ser la opción de elección”, subraya el especialista.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por ello apunta que no debemos olvidar que los alimentos bio o ecológicos no han demostrado ser más saludables “y, por otro lado, que parte de los efectos saludables del yogur se atribuyen a su grasa”.

¿Una grasa saludable?

Aunque pueda sonar sorprendente, la grasa del yogur sí que es sana. “No se sabe exactamente cuál es el motivo, pero es importante tener en cuenta que probablemente se deba al efecto matriz de los alimentos”, destaca el profesor universitario.

Su grasa es mayoritariamente saturada (65%) pero, como describe un artículo, no se ha encontrado relación en el consumo de lácteos enteros y enfermedad cardiovascular.

“Es decir, debemos tener en cuenta que los alimentos son una mezcla compleja de diversos nutrientes y de otros componentes con efectos sobre la salud; pero que no son nutrientes y que, juntos, forman esta matriz. No es la grasa de los lácteos aislada la que tiene un efecto saludable sobre la salud, sino que el efecto depende tanto de los nutrientes y otros compuestos que forman el yogur como de la estructura de los alimentos en sí”, desarrolla el experto.

Asimismo, una nueva investigación publicada en la 'International Journal of Obesity' ha demostrado que el consumo habitual de leche no está asociado al aumento de los niveles de colesterol.

Cuidado con los yogures de sabores

A la hora de elegir un yogur debemos tener cuidado de no escoger un producto con una elevada cantidad de azúcar. Un estudio publicado en el ‘British Medical Journal’ puso de manifiesto que la gran mayoría de los yogures tiene más azúcar del recomendado por la OMS.

Foto: Los doctores Eduard y Clara Estivill.

En este sentido, la dietista-nutricionista Sandra Sumalla sostiene que “muchos yogures para aumentar la palatabilidad y disimular el gusto ácido añaden una cantidad excesiva de azúcar o de edulcorantes”. “Aunque los edulcorantes son seguros, la evidencia actual parece ir más en la línea de evitar su consumo para evitar acostumbrarnos al gusto dulce que disimula el resto de sabores de los alimentos y puede favorecer el rechazo de los alimentos sin edulcorar (por ejemplo frutas)”, recalca la especialista, que también es decana de Ciencias de la Salud de la Europea del Atlántico.

Además recuerda que el yogur, como todos los lácteos, no es un alimento imprescindible en nuestra alimentación. “De manera que si no tenemos a nuestro alcance en un momento concreto un yogur natural, podemos optar por otro alimento para sustituir su ingesta como fruta o frutos secos”, continúa.

Cómo elegir un buen yogur

Para elegir un buen producto es clave mirar la lista de ingredientes. En el caso del yogur natural, la nutricionista indica que en la lista de ingredientes debemos encontrar solamente dos o tres: “leche, fermentos lácticos y opcionalmente leche en polvo o nata”.

Además hace especial hincapié en la importancia de fijarnos en que no lleva ningún tipo de azúcar (jarabe de glucosa, jarabe de maíz, zumo concentrado de fruta, etc.).

Leche
El redactor recomienda