No todas las dietas valen, haz esto para que te funcione
  1. Nutrición
Perder peso

No todas las dietas valen, haz esto para que te funcione

Teniendo en cuenta que el proceso metabólico de cada cuerpo es distinto, es imprescindible seguir un régimen de comida que se adapte a nuestras necesidades

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El metabolismo es el conjunto de procesos físicos y químicos del cuerpo que convierten y usan energía para el correcto funcionamiento del organismo. De esta manera, las células de nuestro cuerpo experimentan cambios para poder crecer, reproducirse y mantenernos saludables.

Cada vez que comemos, nuestro cuerpo procesa todo ese alimento y adquiere así los nutrientes necesarios que hacen que nuestro organismo funcione. Sin embargo, no todos los cuerpos trabajan igual, sino que el organismo de cada persona elige si gastar esa energía de inmediato o almacenarla en tejidos corporales como el hígado, los músculos o la grasa corporal.

En este sentido, muchas personas sufren trastornos metabólicos (anomalías en estas reacciones químicas) que provocan que se tengan demasiadas o muy pocas sustancias acumuladas y al cuerpo le resulte imposible mantenerse constantemente saludable.

Cada vez que se adelgaza, lo primero que se pierde es agua; después, se reduce músculo; y finalmente, grasa

La Clínica Mayo señala que la genética es una de las mayores responsables. Los trastornos metabólicos hereditarios son producidos por anomalías genéticas e interfieren directamente en este proceso de transformación de nutrientes. Algunas de estas afecciones más comunes son la hipercolesterolemia familiar, enfermedad de Gaucher, síndrome de Hunter, enfermedad de Krabbe, infecciones de orina, enfermedad de Wilson o porfiria.

Además, el metabolismo de cada persona es diferente. Aunque es poco frecuente, hay gente que tiene el metabolismo lento, lo que significa que tendemos a quemar calorías y a acumular grasa. Por el contrario, alguien con metabolismo rápido procesa de manera más ágil los nutrientes de los alimentos, lo que evita que se acumule la grasa.

A pesar de que hacer ejercicio regularmente ayudará a quemar calorías y a que nos mantengamos en forma, los beneficios se reducirán considerablemente si no se sigue una dieta equilibrada y adaptada a cada organismo.

Las dietas personalizadas

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el metabolismo tiene una relación directa con la musculatura. Cada vez que adelgazamos, lo primero que se pierde es agua, después músculo y finalmente grasa.

El principal problema de las dietas generales es que, según la nutricionista Marta Abardia, seguir un régimen de comida muy estricto para adelgazar puede hacer que perdamos mucha musculatura y, como consecuencia, bajará el metabolismo, lo que finalmente provocará que nos estanquemos en el peso y no consigamos disminuir los niveles de grasa.

Realizar una dieta personalizada es importante porque está basada en el estilo de vida del paciente, tiene en cuenta su peso, altura, índice de masa corporal (IMC), porcentaje de masa grasa y masa muscular, y otros datos necesarios como conocer si lleva una vida activa o, por el contrario, sedentaria.

Esto nos ayudará a reducir las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, colesterol, diabetes, hipertensión arterial u otras relacionadas con la masa corporal como obesidad o hígado graso.

Beneficios de una dieta específica

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Clínica Médica Dinan advierte de la peligrosidad de las dietas estándar porque no se adaptan a las necesidades de cada uno, por lo que es probable que no lleguemos a conseguir los objetivos nutricionales deseados. Además, el centro señala que estas dietas están llenas de restricciones y hacen que sea complejo llevarlas a cabo durante mucho tiempo.

De hecho, hay muchas de las conocidas como 'dietas milagro' que tienen carencias nutricionales, ya que en algunas se consume un exceso de proteínas y se dejan de lado otros nutrientes esenciales, aunque no son todas. El principal problema de este tipo de regímenes es que puede fomentar una dieta desequilibrada.

Según la Clínica Martínez Simón, más del 80% de las personas que empiezan dietas sin supervisión médica sufre el 'efecto rebote'

Desde la clínica apuntan algunos de los beneficios de seguir una dieta personalizada:

  • Se consigue mantener los hábitos nutricionales en el tiempo porque está basada en tus gustos y necesidades, adaptándose además al menú del conjunto familiar.
  • Gracias a ella se logra una reeducación alimentaria.
  • En el caso de querer adelgazar, se trabaja para no recuperar el peso perdido.
Foto: Dieta genética para adelgazar de forma personalizada. (Farhad Ibrahimzade para Unsplash)
  • No se suprimen ni restringen alimentos.
  • Se facilitan herramientas para saber gestionar la ansiedad o las tentaciones a deshoras y llevar siempre buenos hábitos saludables.

Consecuencias de las dietas sin control médico

Teniendo en cuenta que necesitamos ingerir como mínimo el número de calorías que nuestro cuerpo necesite para funcionar correctamente, rebajar esta cifra puede ocasionar graves problemas de salud.

Según la Clínica Martínez Simón Medicina y Cirugía, más del 80% de las personas que empiezan dietas sin supervisión médica sufre el 'efecto rebote' (recuperar el peso perdido, sobre todo de grasa, una vez finalizada la dieta), principalmente debido a las dietas hipocalóricas.

Por tanto, una dieta sana no debe ser eventual. El doctor Bline asegura que la clave está en seguir una alimentación equilibrada que permita perder peso de manera progresiva o mantener el que se tenga, de la mano de un profesional que nos enseñe a alimentarnos correctamente y a cambiar o mejorar nuestro estilo de vida.

Dieta Grasa Obesidad
El redactor recomienda