La dieta que ayuda a reducir la hipertensión arterial resistente al tratamiento
  1. Nutrición
La DASH

La dieta que ayuda a reducir la hipertensión arterial resistente al tratamiento

Un equipo de investigadores estadounidenses ha estudiado cómo afecta este modo de comer en un grupo compuesto por 140 adultos que sufren esta patología

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La gente con hipertensión resistente al tratamiento puede reducir con éxito su presión arterial siguiendo el plan de alimentación Dietary Approaches to Stop Hypertension (DASH). Con esta forma de comer pueden perder peso y mejorar su condición aeróbica, al seguir una dieta estructurada y un programa de ejercicio en un centro de rehabilitación cardiaca certificado, según una nueva investigación publicada este lunes en la revista de la Asociación Americana del Corazón, 'Circulation'.

La presión arterial alta no controlada (130/80 mm Hg o más) a pesar del uso de tres o más medicamentos de diferentes clases, incluido un diurético para reducir la presión arterial, es una patología conocida como hipertensión resistente. Aunque las estimaciones varían, esta enfermedad afecta aproximadamente al 5% de la población mundial y puede tener especial incidencia –del 20% al 30%– en adultos con presión arterial alta. La hipertensión resistente también se asocia con daño de órganos diana y un 50% más de riesgo de eventos cardiovasculares adversos, incluidos accidente cerebrovascular, ataque cardiaco y muerte.

Foto: Cuidando la salud cardiovascular. (iStock)

La dieta y el ejercicio son tratamientos bien conocidos para paliar la presión arterial alta. En junio de 2021, la Asociación Americana del Corazón recordó que la actividad física es la opción más óptima para tratar a los adultos con presión arterial leve a moderadamente elevada y colesterol en sangre que, de lo contrario, tienen un riesgo bajo de enfermedad cardiaca.

Este nuevo estudio, 'Tratamiento de la hipertensión resistente mediante la modificación del estilo de vida para promover la salud (TRIUMPH)', es el primero en evaluar el impacto de las modificaciones del estilo de vida en personas con hipertensión resistente. Los investigadores descubrieron que los cambios de comportamiento, incluido el ejercicio aeróbico regular, la adopción de la dieta DASH (enfoques dietéticos para detener la hipertensión), la reducción del consumo de sal y la pérdida de peso pueden reducir la presión arterial de manera significativa y mejorar la salud cardiovascular en personas que la padecen. El plan de alimentación DASH es rico en frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa y poca sal, y se alinea con las recomendaciones nutricionales de la Asociación Americana del Corazón.

El experimento con 140 personas

El ensayo clínico de cuatro meses incluyó a 140 adultos con hipertensión resistente (edad media 63 años; 48% mujeres; 59% adultos negros; 31% con diabetes tipo 2; y 21% con enfermedad renal crónica). Los participantes se dividieron al azar en dos grupos. Un total de 90 participantes recibieron asesoramiento dietético semanal y entrenamiento con ejercicios en un entorno de rehabilitación cardiaca intensiva y supervisada tres veces por semana. Los otros 50 participantes recibieron una sola sesión informativa de un educador en salud y pautas escritas sobre ejercicio, pérdida de peso y metas nutricionales a seguir por su cuenta.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los investigadores descubrieron:

  • Los participantes en el estudio experimentaron una caída de aproximadamente 12 puntos en la presión arterial sistólica, en comparación con 7 puntos en el grupo autoguiado. La presión arterial sistólica (el primer número en una lectura de presión arterial) indica cuánta presión ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón late y se reconoce como un factor de riesgo importante de enfermedad cardiovascular en adultos de 50 años o más.
  • Las medidas de presión arterial capturadas a través de 24 horas de seguimiento ambulatorio durante un día típico revelaron que el grupo en el programa de estilo de vida supervisado tuvo una reducción de 7 puntos en la presión arterial sistólica, mientras que el grupo autoguiado no tuvo cambios en la presión arterial.
  • Los participantes también tuvieron mayores mejoras en otros indicadores clave de la salud cardiaca, lo que sugiere que tenían un menor riesgo de sufrir un evento cardiovascular en el futuro.

"Nuestros hallazgos mostraron que las modificaciones en el estilo de vida entre las personas con hipertensión resistente pueden ayudarlas a perder peso con éxito y aumentar su actividad física y, como resultado, reducir la presión arterial y reducir potencialmente el riesgo de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular", explica el autor principal del estudio, James A. Blumenthal. "Si bien algunas personas pueden hacer cambios en el estilo de vida por sí mismas, es probable que un programa estructurado de ejercicio controlado y modificaciones dietéticas realizado por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud en programas de rehabilitación cardiaca sea más efectivo", apunta el también profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Duke en Durham (Carolina del Norte, EEUU).

No pueden dejar la medicación

Blumenthal señaló que el éxito del programa de estudio no significa que las personas con hipertensión resistente puedan dejar de tomar sus medicamentos. Sin embargo, el estudio sugiere que es posible que deseen hablar con sus médicos sobre la posibilidad de reducir las dosis o alterar sus medicamentos en función de sus valores reducidos de presión arterial.

El estudio se realizó en una sola institución, la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, por lo que es posible que los hallazgos no se puedan generalizar a grupos más amplios de personas. Sin embargo, la parte intensiva, estructurada y supervisada del trabajo se llevó a cabo en varios centros representativos de rehabilitación cardiaca en el centro de Carolina del Norte, con una diversidad educativa y cultural bien representada. Los investigadores creen que el programa podría implementarse con éxito en centros de rehabilitación cardiaca similares en todo el condado. Además, el impacto del estudio más allá de los cuatro meses de seguimiento está limitado por si los participantes que realizaron cambios significativos en el estilo de vida los mantendrán. “Los beneficios de las modificaciones en el estilo de vida pueden reducirse a menos que se puedan mantener hábitos de estilo de vida saludables”, señala Blumenthal.

Foto: El apio es un buen aliado para la tensión. (iStock)

“El punto más importante es que no es demasiado tarde para bajar la presión arterial eligiendo estilos de vida saludables”, añade. "Adoptar un estilo de vida saludable paga enormes dividendos, incluso para las personas cuya presión arterial permanece elevada a pesar de estar tomando tres o más medicamentos antihipertensivos", apostilla el profesor universitario.

Una nueva herramienta

Por su parte, Bethany Barone Gibbs, cardióloga de la Asociación Americana del Corazón, sostiene que estos datos brindan a los médicos otra herramienta basada en la evidencia para ayudar a los pacientes con hipertensión resistente.

“Aunque generalmente pensamos en recomendar cambios en el estilo de vida, como perder peso y hacer más actividad física antes de comenzar a tomar medicamentos, este estudio proporciona un refuerzo importante, que agregar cambios en el estilo de vida junto con los medicamentos, y cuando los medicamentos por sí solos no funcionan, es una estrategia eficaz”, indica Gibbs. "También es interesante que Blumenthal utilizó un modelo de rehabilitación cardiaca, que se puede duplicar en muchos entornos", concluye.

Dieta Colesterol
El redactor recomienda