A partir de un año de edad, ¿qué tipo de leche es mejor para un niño?
  1. Nutrición
CRECIMIENTO INFANTIL

A partir de un año de edad, ¿qué tipo de leche es mejor para un niño?

Las leches de crecimiento pueden ser una buena opción para que los pequeños de entre uno y tres años alcancen los valores adecuados de Omega-3 DHA, hierro y vitamina D

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

Durante los primeros meses de vida, la leche es el único sustento de los bebés. Pero, a medida que van creciendo, llega el momento de ofrecerles nuevos alimentos. Aunque en esta etapa la leche continuará siendo la base de su dieta, puede resultar insuficiente en determinados nutrientes y energía. Por eso se les van introduciendo, progresivamente, los distintos grupos de alimentos, con la idea de que, entre los 12 y los 24 meses, su organismo se vaya adaptando y pueda incorporarse a los menús familiares.

Es importante hacerlo paulatinamente. ¿Por qué? Tal y como recomienda la Guía de Alimentación Infantil de la Comunidad de Madrid, "se ha de realizar la introducción de los alimentos de forma gradual y progresiva y en pequeñas cantidades, con intervalos de varios días entre dos nuevos alimentos, a fin de que el niño se acostumbre a nuevos sabores y de poder detectar posibles intolerancias".

En esta etapa, la leche va a seguir siendo fundamental. Pensemos, por ejemplo, que no solo va a aportar un 30% de la dosis diaria de calcio recomendada, sino también fósforo, potasio, vitaminas… Pero, como decíamos, no es suficiente. Así, el doctor José Manuel Moreno, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Navarra en Madrid, señala que "el motivo por el que se deben introducir en este momento los alimentos sólidos y líquidos, distintos de la leche, es fundamentalmente nutricional". Por sí misma, la leche no alcanza a cubrir las necesidades de macro y micronutrientes. Por eso, "la introducción de la alimentación complementaria es una ventana de oportunidad para la promoción de la salud que, además, podemos modular con facilidad".

placeholder Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

¿Qué nutrientes necesita el niño?

Durante la etapa de crecimiento, existen nutrientes fundamentales cuya ingesta es deficitaria según diferentes estudios:

  • Omega 3 DHA: se trata del ácido graso más abundante del cerebro y, tal y como destaca la EFSA, juega un papel clave en el desarrollo intelectual del niño.
  • Hierro: tiene un papel fundamental en el desarrollo cognitivo.
  • Calcio: su papel es esencial en el crecimiento y desarrollo de los huesos.
  • Vitamina D: es necesaria para el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Idealmente, estos nutrientes deberían incorporarse a través de la dieta, de esos alimentos que se van introduciendo en el menú del niño. Pero no es tan sencillo y, de hecho, como decíamos, hay varios estudios nutricionales que revelan un déficit en los niños españoles:

  • Según ha revelado recientemente la mayor investigación de nutrición infantil en España, el estudio EsNuPi, los niños de uno a tres años no alcanzan las recomendaciones de Omega 3 DHA (tres de cada cuatro niños), calcio (75% de los niños) y vitamina D (100% de los niños).
  • El estudio Enkid muestra que el grupo de niños de dos a cinco años ingiere una dieta deficitaria en vitaminas D y E, y una ingesta menor de la necesaria de otras vitaminas y minerales, como el hierro.

¿Cómo podemos saber si la alimentación de nuestros hijos cumple con algunos de estos requisitos nutricionales? Para ayudar a los padres a averiguarlo, podemos usar esta calculadora de DHA como una ayuda para conocer si su dieta habitual les está aportando este nutriente -y otros de especial importancia, como el hierro- en la cantidad adecuada.

placeholder Esta herramienta te ayudará a calcular la cantidad de DHA que toma tu hijo.
Esta herramienta te ayudará a calcular la cantidad de DHA que toma tu hijo.

El papel de las leches de crecimiento

Hemos visto que en estos primeros años no resulta fácil conseguir los valores recomendados de estos nutrientes mediante una alimentación rica en frutas, verduras, hortalizas y pescado azul (fuente de Omega 3 DHA). Al mismo tiempo, en los estudios se ha visto que hay un exceso de proteínas. ¿Cómo podemos hacer?

El Comité de Nutrición de la European Society for Paediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition (ESPGHAN) sugiere que, en niños de uno a tres años, las leches de crecimiento pueden utilizarse como parte de una estrategia para aumentar la ingesta de hierro, vitamina D y ácidos grasos poliinsaturados n-3, así como con el propósito de disminuir la ingesta de proteínas.

placeholder Comparación entre la leche de vaca y la leche de crecimiento.
Comparación entre la leche de vaca y la leche de crecimiento.

Igualmente, el estudio EsNuPi revela que los niños que consumen leches infantiles enriquecidas presentan mayores ingestas de calcio, vitamina D y Omega 3-DHA y se benefician, además, de un producto que está mejor adaptado que la leche de vaca entera a sus necesidades nutricionales específicas.

Por ello, cambiar el vaso de leche habitual por un vaso de leche adaptada (las hay a partir de un año y también a partir de tres años) o de crecimiento y desarrollo (de tres años en adelante), ayuda a incorporar nutrientes clave como el Omega 3 DHA, de los que la leche de vaca es deficitaria y que no se están aportando suficientemente en la dieta a través de otros alimentos

En este sentido, un vaso diario de Puleva Peques 3 aporta más del 60% de la cantidad diaria recomendada de Omega 3 DHA. También aporta calcio, 13 vitaminas, entre ellas A, C y D, para ayudar a la función normal del sistema inmunitario, y también hierro, que ayuda al desarrollo cognitivo.

ECBrands BrandsAlimentación