Menú
Bicarbonato: la nueva fórmula para adelgazar. ¿Funciona como aseguran?
muy básico

Bicarbonato: la nueva fórmula para adelgazar. ¿Funciona como aseguran?

Diversos 'influencers' han defendido las propiedades de esta sustancia alcalina al margen de la ciencia. La verdad se esconde en los estudios científicos que han comprobado para qué sí sirve este compuesto químico

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se podrían escribir cientos de historias heroicas de aquellos que se han propuesto, y al final han conseguido, perder peso. Podríamos compararlo a la odisea de dejar de fumar, solo que, a pesar de que la comida puede ser adictiva, en ocasiones más que la mismísima nicotina, debemos seguir comiéndola y conviviendo con ella día a día. Es por esto que a lo largo de los últimos años se han popularizado métodos de alimentación 'alternativos' y 'trucos' para lograr, de una vez y con menos esfuerzo, perder los kilos de más. El último añadido a esta particular lista es el bicarbonato sódico.

Algunas personas sugieren que diluir este compuesto en agua, vinagre o zumo de limón (y beberlo, claro) estando en ayunas puede ayudarnos a perder peso. Otros, en cambio, señalan que darnos un baño en una disolución de bicarbonato tiene los mismos efectos.

Efectos directos

Gran parte de los defensores de este remedio basan sus teorías en que el bicarbonato sódico es una sustancia alcalina (lo que es cierto). Es por esto que no es poco común su uso para remediar el reflujo ácido, aunque desde aquí aclaramos que si sufrimos este problema de salud, existen medicamentos sin receta en las farmacias que le ponen solución inmediata y no nos ponen en riesgo de sufrir una sobredosis. Debemos tener en cuenta que el bicarbonato para la acidez funciona neutralizando los ácidos estomacales y, por muy molestos que estos sean al subir por nuestro esófago, los necesitamos para llevar una vida sana.

Los poderes de la alcalinización de la dieta han sido desmentidos una y otra vez. Esto se debe a que nuestro cuerpo no es estúpido y no nos dejaría a nuestro libre albedrío controlar la acidez de nuestra biología. Por esto, como se explica en un estudio de la Universidad de Ginebra y en otro de la Universidad de Calgary, nuestro organismo utiliza procesos muy concretos para controlar su nivel de pH en todo momento, y lo que comemos o bebemos tiene nula influencia en ellos (salvo que nos pasemos, aunque discutiremos eso después).

Otra extraña teoría, la del baño en bicarbonato, propone que, a través de la piel, nos hace perder peso al recuperar a través de nuestra dermis los niveles óptimos de magnesio y azufre, dos elementos químicos cuyos defensores afirman que aceleran el metabolismo y, además, eliminan toxinas. No existe ningún estudio científico a día de hoy que haya sido capaz de confirmar dichas afirmaciones.

El mayor efecto directo (probado) del consumo de bicarbonato es el que describíamos antes: la neutralización de los ácidos estomacales, con la consecuencia directa de generar una gran cantidad de CO2 que expulsamos a través de los consiguientes eructos. Este fenómeno, aunque en realidad no nos hace perder ni un solo gramo, puede hacernos sentir una sensación de 'desinflado' y, así, sentirnos más ligeros.

Efectos indirectos

Una opinión que cobra cada día más relevancia, incluso entre los científicos, es que no es el efecto directo del bicarbonato, sino con qué lo mezclamos. Algunos estudios, como el elaborado por investigadores de la Mizkan Group Corporation en Japón o de la Universidad de Lund en Suecia, afirman que el limón o el vinagre con el que se mezcla el bicarbonato pueden tener efectos positivos en la pérdida de peso, aunque leves.

La verdadera funcionalidad del bicarbonato en estos casos es neutralizar la tremenda acidez de estos líquidos, con lo que son mucho más agradables al gusto.

Consumidas diariamente estas bebidas, provocan una simple mayor ingesta de líquidos, lo que aumenta el nivel de hidratación y, como detallan diversos trabajos, entre los que destaca este de la Universidad de Lorena en Francia, puede acelerar nuestro metabolismo, reducir el hambre que sentimos y, por tanto, disminuir nuestro índice de grasa corporal.

Los riesgos

Se trata de una sustancia muy alcalina, y, aunque nuestro cuerpo es capaz de proteger su pH, una consumición excesiva puede traer problemas. Por un lado, puede provocar acidosis metabólica, una patología que ocurre cuando sobrepasamos la capacidad que tiene nuestro organismo de controlar el pH de la sangre y que puede ser mortal, como se indica en este estudio.

Foto: El nuevo remedio para todo: agua con bicarbonato y zumo de limón. (iStock)

Los principales síntomas de la acidosis metabólica son la debilidad muscular, los calambres, las arritmias y un estado mental alterado. Si padecemos alguno de estos síntomas después de haber consumido una gran cantidad de bicarbonato, deberemos acudir a urgencias lo antes posible.

Por otro lado, no debemos olvidar que el bicarbonato, pese a que puede ser de muchas sustancias, solemos encontrarlo como 'sódico'. Esto significa que el anión bicarbonato (HCO3-) se une a un átomo de sodio (Na+). El sodio está muy presente en nuestra dieta gracias a la típica sal de mesa y, por tanto, somos muy conscientes de sus repercusiones negativas para nuestra salud cardiovascular. Como se subraya en esta investigación, puede provocar un aumento de la presión sanguínea, la acumulación de líquidos y, en casos extremos, hasta un posible fallo cardiaco. Debemos tratar al bicarbonato con respeto.

Se podrían escribir cientos de historias heroicas de aquellos que se han propuesto, y al final han conseguido, perder peso. Podríamos compararlo a la odisea de dejar de fumar, solo que, a pesar de que la comida puede ser adictiva, en ocasiones más que la mismísima nicotina, debemos seguir comiéndola y conviviendo con ella día a día. Es por esto que a lo largo de los últimos años se han popularizado métodos de alimentación 'alternativos' y 'trucos' para lograr, de una vez y con menos esfuerzo, perder los kilos de más. El último añadido a esta particular lista es el bicarbonato sódico.

Trucos adelgazar
El redactor recomienda