Todo lo que necesitas saber de la deficiencia de tiamina y desconoces
  1. Nutrición
Nutrientes esenciales

Todo lo que necesitas saber de la deficiencia de tiamina y desconoces

Es una de las ocho vitaminas B esenciales que juega un papel fundamental en muchas funciones. Su carencia se conoce como beriberi si se produce de forma severa o crónica

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si sufres debilidad, irritabilidad, náuseas o, incluso, psicosis, ¿te has preguntado a qué puede deberse? La tiamina, también conocida como vitamina B1, es una de las ocho vitaminas B esenciales y su carencia puede provocar todos los síntomas enumerados. Desempeña un papel clave en varias funciones importantes para la salud, y su deficiencia se conoce como beriberi si es grave y crónica.

La necesitas para el crecimiento, el desarrollo y la función celular, así como para convertir los alimentos en energía, como documentan los Institutos Nacionales de Salud de EEUU. Como las otras del grupo B, es soluble en agua. Eso significa que se disuelve en la misma y no se almacena en el cuerpo, por lo que debes consumirla con regularidad. De hecho, el organismo solo puede almacenar alrededor de 20 días de tiamina en un momento dado, tal y como certifica un trabajo estadounidense publicado en 'Neurologic Clinics'.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Afortunadamente, la tiamina se encuentra naturalmente en una variedad de alimentos y se agrega a otros mediante la fortificación. También se añade a los multivitamínicos o se toma como un suplemento individual o como parte de un complejo de vitamina B. Algunos de los mejores alimentos para encontrarla son:

  • Arroz blanco enriquecido o fideos de huevo
  • Cereales de desayuno fortificado
  • Cerdo
  • Trucha
  • Frijoles negros
  • Semillas de girasol
  • Calabaza bellota
  • Yogur
  • Muchas variedades comerciales de pan
  • Maíz

No obtenerla en cantidades suficientes puede provocar una deficiencia que puede suceder en tan solo 3 semanas y afectar al corazón, sistema nervioso y sistema inmunológico. La verdadera deficiencia de tiamina es poco común entre las personas sanas con acceso adecuado a alimentos ricos en tiamina.

Foto: Unsplash

En los países industrializados, la mayoría de las personas que experimentan una verdadera deficiencia de tiamina sufren, desafortunadamente, otras afecciones o problemas de salud.

Síntomas de su carencia

Es fácil que pasen por alto, ya que pueden ser inespecíficos y vagos, y a veces imitan a los signos de otras patologías, como es el caso del delirio, tal y como recoge un estudio publicado en 'Innovations in Clinical Neuroscience'

Pérdida de apetito

Puede ser uno de los primeros síntomas, lo que puede conducir a una pérdida de peso involuntaria. Una teoría de este suceso es que esta vitamina puede desempeñar un papel clave en la regulación de las señales de hambre y saciedad en el cerebro. Las reservas inadecuadas de tiamina pueden alterar la eficacia de este proceso, dando la sensación de que se está lleno cuando es una falacia, como describe un ensayo de 'Neuroscience'.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Así, un estudio encontró que las ratas comieron significativamente menos comida después de recibir una dieta deficiente en tiamina durante 16 días. Su ingesta de alimentos se redujo en casi un 75% el día 22. Además, un aumento en el apetito y el regreso a la ingesta habitual sucedieron una vez que se agregó tiamina a su dieta.

Fatiga

Puede irrumpir rápidamente o con el tiempo, según la gravedad de la deficiencia. Este síntoma tiene sentido, dado el papel de la tiamina en la conversión de alimentos en energía.

Irritabilidad

Los cambio de ánimo son, a menudo, uno de los primeros signos de que careces de la cantidad suficiente y puede presentarse junto con la fatiga en solo unas pocas semanas, como constata una investigación de Nutritional Neuropathies. En el caso de los bebés afectados expresan un aumento de la irritabilidad como síntoma con más frecuencia.

Foto: Foto: Unsplash/@dacakockica.

Daño en el nervio

Entre los efectos secundarios más conocidos de la deficiencia grave y prolongada de tiamina (beriberi) se encuentra este problema, también conocido como neuropatía. De hecho, esta patología por deficiencia de tiamina estuvo entre el primer síndrome de déficits identificado en humanos. Hay dos tipos de beriberi que pueden ocurrir: beriberi húmedo y el seco. El primero incluye insuficiencia cardiaca, mientras que el segundo se produce sin este problema del corazón. El húmedo se considera una emergencia y puede provocar la muerte en unos pocos días si no se trata tiempo. Los síntomas potenciales pueden incluir:

  • Hormigueo en las extremidades
  • Pérdida de sensibilidad en pies y dedos
  • Debilidad muscular
  • Latidos rápidos
  • Dificultad para despertar
  • Confusión mental
  • Problemas de coordinación
  • Parálisis de la parte inferior del cuerpo (incapacidad para mover las piernas)

Hormigueo en brazos y piernas

Aunque la sensación de pinchazos y hormigueo en los brazos y las piernas, también llamada parestesia, puede ser un síntoma de beriberi grave, también puede ser el rostro de deficiencia de tiamina. Por lo general, se presenta antes de los síntomas más generalizados relacionados con el cerebro

Visión borrosa

Debido al papel que desempeña en el mantenimiento de la salud de los nervios, una deficiencia puede afectar el nervio óptico de los ojos. Específicamente, esto puede causar inflamación del mismo que conduce a visión borrosa. Si no se trata, puede eventualmente resultar en pérdida de visión.

Náuseas y vómitos

Al igual que la fatiga y la irritabilidad, las náuseas y los vómitos pueden ser la ‘antesala inespecífica’ de muchas afecciones, también lo son de la deficiencia de tiamina.

Delirio

En estos casos el paciente experimenta confusión, conciencia reducida de su entorno y una incapacidad para pensar con claridad. La deficiencia severa puede conducir al desarrollo del síndrome de Wernicke-Korsakoff (WKS), que involucra daño cerebral y tiene síntomas

Dicho todo esto, es importante consultar con un especialista a la menor duda de su existencia. El déficit se diagnostica mediante un examen físico, buscando problemas como cambios de comportamiento o de movilidad, así como pruebas de laboratorio para confirmar. Los análisis de orina no son fiables para medir los niveles de tiamina, ni tampoco los de sangre. En cambio, los profesionales médicos suelen utilizar una muestra sanguínea para medir la actividad de la enzima transcetolasa. Su actividad requiere de la vitamina protagonista de este artículo, por lo que si su actividad se reduce en el cuerpo, se presupone que se debe a una falta de tiamina.

Nutrientes
El redactor recomienda