Menú
7 impresionantes beneficios de las cebollas para nuestra salud
Basados en estudios

7 impresionantes beneficios de las cebollas para nuestra salud

Son altamente nutritivas y se han asociado con varios beneficios, que incluyen una mejor salud cardiaca, un mejor control del azúcar en la sangre y una mayor densidad ósea

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Aunque todas las verduras son importantes para la salud, ciertas variedades ofrecen beneficios únicos. Las cebollas son miembros del género Allium de plantas con flores que también incluye ajo, chalotes, puerros y cebollines.

Estos vegetales contienen varias vitaminas, minerales y potentes compuestos que han demostrado promover la salud de muchas maneras. De hecho, las propiedades medicinales de las cebollas se han reconocido desde la Antigüedad, cuando se usaban para tratar dolores de cabeza, enfermedades cardiacas y llagas en la boca, como documenta la bibliografía.

Foto: Foto: iStock.

Repleta de nutrientes

Las cebollas son densas en nutrientes, lo que significa que son bajas en calorías pero altas en vitaminas y minerales. Una mediana tiene solo 44 calorías, pero brinda una dosis considerable de vitaminas, minerales y fibra.

Este vegetal es particularmente rico en vitamina C, un nutriente involucrado en la regulación de la salud inmunológica, la producción de colágeno, la reparación de tejidos y la absorción de hierro. También actúa como un poderoso antioxidante, protegiendo las células contra el daño causado por moléculas inestables llamadas radicales libres.

"Este vegetal es particularmente rico en vitamina C, un nutriente involucrado en la regulación de la salud inmunológica"

También son ricas en vitaminas B, incluidos el folato y la vitamina B6, que desempeñan un papel clave en el metabolismo, la producción de glóbulos rojos y la función nerviosa. Por último, son una buena fuente de potasio, un mineral del que carecen muchas personas. De hecho, la ingesta promedio de potasio de los estadounidenses es menos de la mitad del valor diario recomendado (DV) de 4.700 miligramos (mg). La función celular normal, el equilibrio de líquidos, la transmisión nerviosa, la función renal y la contracción muscular requieren potasio.

Puede beneficiar la salud del corazón

Las cebollas contienen antioxidantes y compuestos que combaten la inflamación, disminuyen los triglicéridos y reducen los niveles de colesterol, todo lo cual puede rebajar el riesgo de enfermedad cardiaca. Sus potentes propiedades antiinflamatorias también pueden ayudar a reducir la presión arterial alta y proteger contra los coágulos sanguíneos.

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

La quercetina es un antioxidante flavonoide que está altamente concentrado en las cebollas. Dado que es un potente antiinflamatorio, puede ayudar a disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardiacas, como la presión arterial alta, como constata un estudio.

Un trabajo del British Medical Journal en 70 personas con sobrepeso y presión arterial alta encontró que una dosis de 162 mg por día de extracto de cebolla rico en quercetina redujo significativamente la presión sistólica en 3 a 6 milímetros de mercurio (mmHg), en comparación con un placebo. También se ha demostrado que las cebollas reducen los niveles de colesterol.

Otra investigación en 54 mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP) encontró que consumir grandes cantidades de cebollas rojas crudas (80-120 gramos por día) durante 8 semanas redujo el colesterol total y LDL (malo) en comparación con un grupo de control.

Además, la evidencia de estudios en animales respalda que su consumo puede reducir los factores de riesgo de enfermedades cardiacas, incluida la inflamación, los niveles altos de triglicéridos y la formación de coágulos sanguíneos.

Cargada con antioxidantes

Los antioxidantes son compuestos que inhiben la oxidación, un proceso que conduce al daño celular y contribuye a enfermedades como el cáncer, la diabetes y las del corazón. Las cebollas son una excelente fuente de antioxidantes. De hecho, contienen al menos 17 variedades diferentes de antioxidantes flavonoides. Las cebollas rojas, en particular, llevan antocianinas, que son pigmentos vegetales de la familia de los flavonoides que les dan su color intenso. Múltiples estudios de población han encontrado que las personas que consumen más alimentos ricos en antocianinas tienen un riesgo reducido de enfermedad del corazón.

Por ejemplo, un ensayo en 43.880 hombres mostró que la ingesta habitual de antocianinas de hasta 613 mg por día se correlacionó con un riesgo 14% menor de ataques cardiacos no fatales.

"La ingesta habitual de antocianinas de hasta 613 mg por día se correlacionó con un riesgo 14% menor de ataques cardiacos no fatales"

De manera similar, una revisión de 2018 concluyó que consumir mayores cantidades de alimentos ricos en antocianinas se asoció con un menor riesgo de enfermedad cardiaca y mortalidad por enfermedad del corazón. Además, se ha descubierto que las antocianinas protegen contra ciertos tipos de cáncer y diabetes.

Ayuda a controlar el azúcar en la sangre

Comer cebollas puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre, lo cual es especialmente importante para las personas con diabetes o prediabetes. Un estudio en 42 personas con diabetes tipo 2 demostró que comer 100 gramos de cebolla roja cruda redujo significativamente los niveles de azúcar en la sangre en ayunas después de 4 horas. Además, múltiples estudios en animales han demostrado que su consumo puede beneficiar el control del azúcar en la sangre.

Uno de ellos mostró que las ratas con diabetes alimentadas con alimentos que contenían un 5% de polvo de cebolla seca durante 8 semanas experimentaron una disminución de los niveles de azúcar en la sangre en ayunas y tenían niveles más bajos de triglicéridos y colesterol en comparación con un grupo de control.

Los compuestos específicos que se encuentran en las cebollas, como la quercetina y los de azufre, también poseen efectos antidiabéticos. Por ejemplo, se ha demostrado que la quercetina interactúa con las células del intestino delgado, el páncreas, el músculo esquelético, el tejido adiposo y el hígado para controlar la regulación del azúcar en sangre en todo el cuerpo.

Puede aumentar la densidad ósea

Aunque los lácteos reciben gran parte del crédito por mejorar la salud de los huesos, muchos otros alimentos, incluidas las cebollas, pueden ayudar a mantener huesos fuertes. Un estudio en 24 mujeres de mediana edad y posmenopáusicas mostró que aquellas que consumieron 100 mililitros de jugo de cebolla diariamente durante 8 semanas mejoraron la densidad mineral ósea y la actividad antioxidante en comparación con un grupo de control.

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Otro ensayo, publicado en Menopause en 507 mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas encontró que aquellas que comían cebollas al menos una vez al día tenían una densidad ósea general un 5% mayor que las personas que las comían una vez al mes o menos. Además, el estudio demostró que las personas mayores que comían cebollas con mayor frecuencia redujeron el riesgo de fractura de cadera en más de un 20% en comparación con las personas que nunca las comieron.

Se cree que las cebollas ayudan a reducir el estrés oxidativo, aumentan los niveles de antioxidantes y disminuyen la pérdida ósea, lo que puede prevenir la osteoporosis y aumentar la densidad ósea.

Tiene propiedades antibacterianas

Las cebollas pueden combatir bacterias potencialmente peligrosas, como Escherichia coli (E. coli), Pseudomonas aeruginosa, Staphylococcus aureus (S. aureus) y Bacillus cereus. Además, se ha demostrado que el extracto de cebolla inhibe el crecimiento de Vibrio cholerae, una bacteria que es un importante problema de salud pública en algunas partes del mundo. La quercetina extraída de las cebollas parece ser una forma particularmente poderosa de reducir el crecimiento de bacterias.

Algunos estudios de probeta sugieren que la quercetina podría inhibir el crecimiento de varias cepas de bacterias, incluida Helicobacter pylori (H. pylori), un tipo de bacteria asociada con úlceras estomacales y ciertos cánceres digestivos. Otro trabajo de probeta encontró que la quercetina dañó las paredes celulares y las membranas de E. coli y S. aureus.

Contienen compuestos anticancerígenos

Comer verduras del género Allium como el ajo y la cebolla se ha relacionado con un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluido el cáncer de estómago y colorrectal. Una revisión de 26 estudios mostró que las personas que consumían la mayor cantidad de vegetales Allium tenían un 2% menos de probabilidades de ser diagnosticadas de cáncer de estómago que las que consumían la cantidad más baja. Además, una revisión de 16 estudios en 13.333 personas demostró que aquellos con la mayor ingesta de cebolla tenían un 15% menos de riesgo de cáncer colorrectal en comparación con aquellos con la ingesta más baja.

Estas propiedades para combatir el cáncer se han relacionado con los compuestos de azufre y los antioxidantes flavonoides que se encuentran en las verduras Allium. Por ejemplo, las cebollas proporcionan un compuesto que contiene azufre que se ha demostrado que disminuye el desarrollo de tumores y retrasa la propagación del cáncer de ovario y pulmón en estudios de probeta. También contienen fisetina y quercetina, que son antioxidantes flavonoides que pueden inhibir el crecimiento tumoral.

Aunque todas las verduras son importantes para la salud, ciertas variedades ofrecen beneficios únicos. Las cebollas son miembros del género Allium de plantas con flores que también incluye ajo, chalotes, puerros y cebollines.

Salud
El redactor recomienda