Dice el refranero popular que "no hay cosa mas sana que comer en ayunas una manzana" y que "una manzana cada día, el médico te ahorraría". Siguiendo estos sabios consejos, elegimos la variedad reineta más achatada, de pulpa densa y con un agradable equilibrio de sabor entre agrio y dulce. Es ideal para asar al horno ya que mantiene su estructura sin convertirse en puré y su acidez se suaviza con el calor. Añade a la receta convencional vino dulce y canela durante la cocción. Su sabor se verá realzado y te ayudará a entrar en calor. Suma unas galletas picadas y unas láminas crujientes de almendra en el momento de servir. Jugando con las texturas, convertimos un postre clásico en una forma original y creativa de comer fruta.

Ingredientes

  • 4 manzanas reineta
  • 50 ml de vino dulce
  • 25 g de almendra picada
  • 50 g de azúcar moreno
  • Medio limón y su ralladura
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 100 g de galletas de canela

Manzanas asadas con canela y reineta

Preparación: 30 minutos. Dificultad: fácil. Coste: económico. Comensales: 4

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180 ºC.
  2. Corta la parte superior de la manzana como si se tratara de un sombrero.
  3. Con la ayuda de un sacabolas o de una cucharita, vacía el corazón de la fruta retirando la parte dura y las pepitas.
  4. Espolvorea cada manzana con azúcar moreno y canela en polvo.
  5. Riega con un chorrito de vino dulce y ralla la piel del limón encima de las manzana.
  6. Cubre cada una con su tapa, disponlas en una fuente de horno. Riega con un poco de vino y añade unos bastones de canela.
  7. Hornea a 180 ºC durante 20 minutos o hasta que las frutas estén tiernas pero enteras.
  8. Pica las galletas de canela con cuchillo hasta que queden en trozos.
  9. En el momento de servir, espolvorea las manzanas con trozos de galleta de canela y almendra fileteada.

El truco final

Sirve estas manzanas asadas calientes acompañadas de un buen helado de vainilla o de unas natillas para crear un sorprendente contraste de temperaturas.