Si estás aburrido de comer el pollo a la plancha de siempre, has llegado al lugar indicado porque esta receta, además de ser sencillísima, es muy sabrosa y te ayudará a salir de la monotonía de la pechuga planchada.

Aprovechando lo que queda de invierno y que las naranjas sanguinas están de temporada, hemos convertido a esta fruta en el mejor acompañamiento para unos contramuslos asados jugosísimos. Si además usamos hierbas frescas como el tomillo y el romero y una buena mostaza para el marinado, conseguiremos una receta original, llamativa y que no dejará a nadie indiferente. ¡A por ella!

Foto: Snaps Fotografia.
Foto: Snaps Fotografia.

Tiempo de preparación: 1 hora Dificultad: Media Comensales: 3

Ingredientes

  • 600 g de contramuslos de pollo
  • 1 naranja sanguina
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharaditas de mostaza a la antigua
  • Zumo de 1 naranja sanguina
  • 1 chorro de vino blanco
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 4 ramitas de romero
  • Sal

Foto Snaps Fotografía.
Foto Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 190º.
  2. Para el marinado, pica un diente de ajo muy fino y ponlo en un cuenco. Añade el aceite de oliva, el zumo de naranja, el vino, el tomillo y la mostaza. Mezcla bien y reserva.
  3. Coloca los contramuslos en una bandeja de horno y añádeles sal.
  4. Úntalos con el marinado que hemos preparado previamente y coloca unas ramitas de romero entre ellos.
  5. Corta una naranja sanguina en rodajas y colócala sobre el pollo.
  6. Asa durante 45-50 minutos o hasta que esté bien dorado.

El truco final

Si ves que se va secando demasiado, puedes hacer un poco más de marinado y untarlo a mitad del tiempo de horneado.