Las croquetas son uno de esos platos que gustan a casi todos y son el alma de la fiesta en cualquier celebración que se precie; raro es el evento familiar en el que no hay croquetas para picar.

Existen innumerables variedades e, incluso, restaurantes dedicados en su totalidad a preparar todos los tipos de croquetas que podáis imaginar (dulces incluidas), pero las de pollo son, muy probablemente, las más aceptadas por paladares exquisitos y un acierto seguro cuando hay niños en la mesa por su sabor suave y cremoso y su textura crujiente.

Dificultad: media. Tiempo de preparación: una hora y 30 minutos. Comensales: cinco.

Ingredientes

  • 3 muslos de pollo
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria grande
  • 1 punta de jamón
  • Sal
  • 1 huevo cocido
  • ¼ de cebolla
  • 100 g de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 100 g de harina
  • 450 ml de leche
  • Aceite para freír
  • 2 huevos batidos
  • Pan rallado

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. En una cazuela con agua abundante y sal, pon a cocer el pollo, el puerro, la zanahoria y la punta de jamón, hasta que el pollo esté tierno.
  2. Una vez cocido, pica el pollo en trozos pequeños y mezcla con el huevo, previamente cocido y troceado.
  3. En una sartén grande antiadherente, pon el aceite y la mantequilla; cuando esta esté derretida, añade la cebolla picada pequeña y muy fina, fríe un poco y añade el pollo y el huevo duro.
  4. Rehoga durante un par de minutos, añade la harina y remueve durante un minuto.
  5. A continuación, echa medio vaso de leche, removiendo como si se tratara de una bechamel hasta que se embeba.
  6. Añade el resto de la leche poco a poco y sin dejar de remover hasta que la masa se despegue de las paredes y del fondo de la sartén.
  7. Extiende en un plato grande o en una fuente y deja enfriar.
  8. Una vez la masa haya solidificado, haz las croquetas del tamaño deseado dándoles forma con las manos.
  9. Úntalas en el huevo batido y después rebózalas en el pan rallado.
  10. Fríelas en una sartén con abundante aceite a fuego medio hasta que estén doradas.

El truco final

Se trata de una receta de las denominadas de aprovechamiento. Hoy las hacemos de pollo, pero mañana podemos probar con otros ingredientes: jamón, bacalao, atún o espinacas. ¡Imaginación al poder!