¿Has probado a combinar sabores de dos países diferentes en un mismo plato? Esta receta lo hace; viene directamente de uno de los puestos de comida callejera de Camden Town de Londres y fusiona sabores de Japón e India.

Otro de los puntos a favor de este plato es la originalidad y el colorido a la hora de presentarlo. El arroz luce un bonito color rosado y es que solo usaremos el agua de la remolacha para teñirlo. Aprovecharemos el resto de esta hortaliza para preparar ensaladas o cocinar otros platos.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Tiempo de preparación: 25 minutos Dificultad: Fácil Comensales: 4

Ingredientes

  • 1 taza de arroz basmati
  • 1 bote de remolacha
  • 600 g de solomillos de pollo
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Salsa teriyaki
  • Semillas de sésamo tostadas
  • Agua

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Comienza poniendo el pollo a macerar. Para ello, corta los solomillos en trozos y ponlos en un plato con una cucharada de aceite de oliva y otra de salsa de soja. Mezcla bien y deja reposar.
  2. Por otro lado, pon abundante agua con sal en una olla y cuece el arroz basmati siguiendo las instrucciones del fabricante.
  3. Una vez esté cocinado, escúrrelo y ponlo en un bol. Echa encima el agua de la remolacha y empapa bien el arroz. Deja que se impregne durante 15 minutos.
  4. Pon un chorro de aceite en una sartén y cocina el pollo hasta que esté dorado.
  5. Escurre el arroz y sirve en boles. Pon encima el pollo y rocíalo con salsa teriyaki al gusto.
  6. Por último, espolvorea unas semillas de sésamo por encima y ¡a comer!

El truco final

Si lo deseas, puedes aromatizar el arroz con diferentes especias: canela en rama, comino, clavo, anís estrellado... Le dan un toque diferente y las puedes encontrar fácilmente en tiendas especializadas o grandes superficies.