Hoy te propongo un ingenioso truco que tiene algunos usos sorprendentes. Unas sencillas lonchas de jamón serrano pueden marcar toda la diferencia y aportar nuevos matices a recetas bien cotidianas. Unos minutos en el microondas bastarán para convertir tu jamón en unas peinetas comestibles crujientes. Córtalas en trocitos con unas tijeras para aderezar una ensalada, desmenúzalas sobre una crema de calabaza o, por qué no, un salmorejo, o pulveriza las lonchas y úsalas como sustitutivo de la sal en guisos, caldos, croquetas y un largo etcétera.

Una manera de aprovechar ese jamón que de otra manera se echaría a perder y que podrás conservar durante más tiempo en un envase hermético.

Cómo hacer jamón crujiente

Ingredientes

  • 2 lonchas de jamón serrano
  • 2 hojas de papel absorbente de cocina

Elaboración

  1. Extiende una hoja de papel de cocina sobre un plato resistente al calor.
  2. Dispón encima dos lonchas de jamón de manera que queden separadas una de otra.
  3. Cubre con otra hoja de papel y presiona ligeramente.
  4. Introduce el plato en el microondas durante 2,30- 3 minutos a 700W de potencia.
  5. Transcurrido el tiempo, retira y desecha el papel.
  6. Ya tienes unas crujientes lonchas de jamón.

El truco final

Según la potencia de tu microondas y la temperatura inicial del jamón, necesitarás alargar un poco más la cocción. Durante el tiempo de enfriado, el jamón se volverá más crujiente.