Truco: aprende a conservar intactas tus hojas de ensalada
  1. Recetas
videoTRUCO

Truco: aprende a conservar intactas tus hojas de ensalada

¡Stop! Se acabaron las hojas de lechuga pasadas por agua. Con este fantástico y sencillo truco las tendrás lavadas y listas para comer

Foto: Conservar hojas de lechuga. (Snaps Fotografía)
Conservar hojas de lechuga. (Snaps Fotografía)

A nuestra mesa pueden llegar hoy en día una gran variedad de lechugas y con una gran calidad: las tenemos de todas formas y tamaños en el mercado: lollo rosso, batavia, hoja de roble, escarola... Aprovechando el truco de hoy, podrás tener las hojas lavadas y listas para su consumo en todo momento.

Al llegar de la compra, de una sola tacada, podrás conservarlas frescas en la parte baja del frigorífico durante al menos una semana. No solo le sentará bien a tu bolsillo, sino también a tu salud, pudiendo elegir el mejor género. Si no dispones de centrifugadora, recuerda que las puedes secar con un paño limpio.

¡Se acabaron las ensaladas pasadas por agua!

Cómo conservar la lechuga (Vídeo: Snaps Fotografía)

Ingredientes

  • 1 lechuga
  • 1 bolsa de plástico
  • 1 centrifugadora

Elaboración

  1. Separa las hojas de lechuga del tronco, retirando las partes más duras.
  2. Lávalas en un bol de agua o bajo el grifo para quitar cualquier resto de tierra o suciedad.
  3. Escúrrelas bien y pásalas a la cesta de una centrifugadora.
  4. Acciona el mecanismo para que se quite toda el agua por fuerza centrífuga.
  5. Guarda las hojas limpias en una bolsa de manera que queden bien holgadas, anuda la bolsa dejando aire en su interior.
  6. Refrigera en la parte más baja del frigorífico en los cajones de verduras.

El truco final

No pongas peso sobre la bolsa para que no se aplaste y pierda frescura.

Recetas en vídeo Recetas rápidas
El redactor recomienda