¿Guardas un maravilloso recuerdo de infancia de ese día especial en que te llevaban a la cafetería y disfrutabas de un plato rebosante de tortitas con sirope? No hace falta dar un salto en el tiempo para saborearlas de nuevo, pero esta vez en casa y elaboradas por ti. Apunta la receta y perpetúa la tradición con la siguiente generación. Involucra a los más pequeños para que se inicien en la pastelería y cojan el gusto no solo a comerlas, sino también a prepararlas contigo.

Las tortitas son una parte esencial de los desayunos norteamericanos, habitualmente acompañadas de sirope de arce y beicon crujiente. Hoy las elaboramos mezclando la masa con unos arándanos deshidratados para aportar un suave sabor afrutado y un bonito color morado. ¡Te las quitarán de las manos en el desayuno o en la merienda y se convertirán en un imprescindible de tu repertorio!

Tortitas de arándanos


Tiempo de preparación: 20 minutos + 30 minutos de reposo Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 30 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 huevos
  • 225 g de harina
  • 300 ml de leche
  • 2 ½ cucharaditas de levadura
  • 2 cucharadas de arándanos secos
  • 100 g de arándanos frescos

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Tamiza la harina mezclada con la levadura con la ayuda de un colador.
  2. Añade una cucharada de azúcar. Mezcla bien.
  3. Incorpora los huevos y mezclando con varillas, ve incorporando la leche poco a poco sin dejar de batir hasta que quede una crema lisa sin grumos.
  4. Funde la mantequilla y añádela a la mezcla anterior, mezclando de nuevo.
  5. Añade los arándanos secos y deja reposar la masa durante al menos 30 minutos.
  6. Calienta una sartén untada de aceite o mantequilla. Echa la masa en pequeñas porciones, deja que cuaje y se dore.
  7. Repite la operación hasta terminar toda la masa.
  8. Vierte sirope sobre las tortitas y sírvelas con arándanos frescos.

El truco final

Si te gusta un sabor más dulce, añade un poco más de azúcar a la masa. Cambia el sirope de arándanos por sirope de arce, caramelo o salsa de chocolate.