Esta sopa fría de origen humilde es muy popular en Andalucía y Extremadura. Consiste en una emulsión de almendras crudas peladas con pan, ajo, aceite, sal, agua y en ocasiones vinagre. Se sirve habitualmente acompañado de uvas frescas o trozos de melón, pero cualquier fruta dulce combina bien con su sabor suave a fruto seco. Su fama es cada vez mayor y se ha extendido por todo el territorio español, compitiendo cada vez más con el archiconocido gazpacho.

En algunas zonas como Almería se prepara con una consistencia más espesa y se sirve como acompañamiento, al igual que el alioli de leche, mojado en pan.
En otras como la Vega granadina, es costumbre tomarlo con patata asada. Al tomarlo de esta forma se hace más líquido para poderlo beber directamente de un vaso.
En Málaga se sirve con uvas de moscatel y a veces trozos de melón o de manzana como lo preparamos en la receta de hoy.

Si quieres hacer una cata, no te pierdas la fiesta en celebración del ajoblanco en Almáchar, Málaga, el primer sábado de septiembre. Pero si te animas a hacerlo en casa, ¡aquí tienes nuestra receta!

Ajoblanco

Tiempo de preparación: 15 minutos Dificultad: Fácil Coste: Medio Comensales: 4

Ingredientes

  • 125 g de almendras en polvo
  • 1 diente de ajo
  • 100 g de miga de pan candeal del día anterior
  • 100 g de aceite de oliva arbequina
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • 1 litro de agua
  • 1 manzana ácida tipo granny smith
  • 100 g de uvas sin pepitas

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​​

Elaboración

  1. En un recipiente amplio, rompe el pan en trozos con las manos y cubre con agua. Deja a remojo unos minutos hasta que el pan se haya reblandecido.
  2. Añade vinagre de manzana, sal al gusto y un diente de ajo crudo.
  3. Incorpora las almendras en polvo y tritura con el brazo de la batidora a máxima potencia.
  4. Cuando hayas conseguido una textura suave y fina, añade el aceite de oliva poco a poco como si se tratara de una mayonesa para que emulsione la preparación.
  5. Refrigera durante al menos 1 hora.
  6. Vierte el ajo blanco en cuencos individuales y decora con uvas cortadas por la mitad y unos cubitos de manzana verde.

El truco final

Utiliza almendras crudas peladas en lugar de almendra en polvo u otros frutos secos como anacardos o avellanas. Sirve el ajo blanco con bolitas de melón.