La tortilla de patatas es un icono de la cocina española, pero también un motivo de disputa hasta en las mejores familias: poco cuajada, casi líquida, bien cuajada, con patata gorda, con patata fina, con cebolla o sin ella… Lo bueno de estos problemas es que tienen fácil solución, tan fácil como añadir o no cebolla y cocinarla más o menos tiempo. La receta que os dejamos sale poco cuajada pero no líquida, con la patata fina para que casi se deshaga y, por supuesto, con cebolla.

Las variantes pueden ser infinitas y añadirle calabacín puede ser una idea estupenda si queréis darle un giro a la receta clásica, pero sin pasaros de innovación. Sea como sea, una cosa está muy clara: nadie se resiste a un buen pincho de tortilla.

¿Cuál es tu favorita?

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Tiempo de preparación: 40 minutos Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 5 huevos
  • 500 g de patatas de buena calidad
  • 1 cebolla mediana
  • 2 vasos de aceite de oliva
  • Sal

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Pela y lava las patatas, sécalas bien y corta en láminas finas. Ponlas en un plato o cuenco grande y añade sal al gusto.
  2. Después, en una sartén grande y antiadherente, pon a calentar el aceite de oliva y fríe las patatas a fuego suave durante 25 minutos aproximadamente, removiendo de vez en cuando de manera suave con una cuchara de madera, hasta que las patatas estén tiernas.
  3. En otra sartén, con una cucharada de aceite, pon a freír la cebolla bien picada. Cuando esté transparente, escurre bien y reserva.
  4. Mientras se fríen las patatas, en un bol grande, bate los huevos con una pizca de sal. Cuando las patatas estén listas, sácalas escurriendo bien el aceite y mézclalas en el bol de los huevos batidos junto con la cebolla. Deja reposar 10 minutos.
  5. En la misma sartén donde has frito las patatas, retira el aceite dejando un chorrito, calienta a fuego medio-fuerte y añade la mezcla que tienes en el bol.
  6. Deja cocer durante un minuto, separa los bordes y voltea la tortilla ayudándote de un plato llano de mayor diámetro que la sartén o con un vuelcatortillas.
  7. Échala de nuevo en la sartén para cuajarla por la otra cara, dejando cocinar otro minuto.
  8. Sírvela sobre un plato llano y deja reposar unos minutos antes de comer.

El truco final

Si te da pereza esperar a que se poche la cebolla, añádele una pizca de sal para acelerar el proceso.