El pollo es una de esas carnes aburridas que si no se cocinan de la manera adecuada quedan secas y sosas hasta decir basta. Pero si se cocina de la manera adecuada y respetando los tiempos, podemos obtener unos resultados de lo más interesantes como es el caso del pollo en pepitoria.

No es una receta de cocina moderna, no hay más que mirarle y ver los trocitos de huevo en su salsa para darse cuenta; pero ¿quién necesita modernidad con platos tradicionales de la cocina española como éste, con su salsita, su majado y sus almendras?

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Tiempo de preparación: 1 hora Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 1 Pollo de unos 2 kg troceado
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 2 huevos cocidos
  • 1 trozo de pan, mejor del día anterior
  • 30 gr de almendras
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Quita la piel del pollo a excepción de los muslos y las alas y salpimenta bien por todas partes.
  2. En una cazuela grande pon medio vaso de aceite de oliva y cuando esté bien caliente, ve dorando los trozos de pollo para después reservarlos.
  3. Deja en la cazuela un poco del aceite de dorar el pollo, como tres o cuatro cucharadas, y echa el ajo y la cebolla bien picados. Sofríelos durante unos 10 minutos rascando a menudo del fondo de la cazuela los restos pegados de freír el pollo, Eso hará que el sofrito gane sabor y, además, evitarás que el guiso se pegue al fondo.
  4. A continuación, prepara el majado. Para ello, en una sartén con un par de cucharadas de aceite, fríe el pan troceado, a fuego suave para que no se queme. Ponlo en un mortero y añade las almendras, el azafrán y la yema de los huevos cocidos. Machaca y mezcla bien.
  5. En la cazuela donde tienes el ajo y la cebolla, añade los trozos de pollo, el majado, la clara de los huevos cocidos y el vaso de vino. Deja cocer dos o tres minutos.
  6. Añade el vaso de agua y rectifica de sal. Cocina unos 30 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando.

El truco final

Si quieres un extra de sabor, tuesta primero las almendras en una sartén o con el grill del horno.