Desalar bacalao puede ser una tarea más compleja de lo que uno pudiera imaginar. Darle el punto justo de salazón no siempre es fácil. Además, con temperaturas elevadas debemos extremar las precauciones ya que una vez rehidratado, el pescado se comporta como fresco y puede estropearse muy rápidamente.

La mejor manera de eliminar la sal es colocar el bacalao en un colador y sumergirlo en agua fresca de manera que no toque el fondo y mantenerlo refrigerado durante el tiempo de remojado. La sal se mantendrá alejada del pescado y el desalado será más rápido y eficaz.

Cómo desalar bacalao

Ingredientes

  • 250 de migas de bacalao
  • Agua
  • Un colador de malla fina

Elaboración

  1. Vierte las migas de bacalao en salazón en un colador.
  2. Lávalas bien con agua o bajo el grifo para quitarles el máximo de sal.
  3. Sumerge el colador con el pescado en un recipiente con agua suficiente para cubrir.
  4. Es importante que el colador no toque el fondo para que no esté en contacto directo con la sal que va perdiendo el bacalao
  5. Refrigera el pescado dentro del colador durante 12 horas, cambiando un par de veces el agua durante el remojado.

El truco final

Prueba un pedacito de pescado para verificar el grado de sal. Si no quieres degustarlo en crudo, introdúcelo 15 segundos en el microondas para que se cocine ligeramente antes de probarlo.