Las bruschettas son uno de los aperitivos (o antipasti, como se dice en italiano) más famosos de Italia y son típicos de la zona central del país. Consisten, fundamentalmente, en una rebanada de pan hecha al horno untada con ajo y que normalmente se riega con aceite una vez está tostado. En Italia se usa un grill especial, la brustolina, pero se pueden hacer perfectamente en los hornos normales que tenemos en casa.

A partir de ahí las variaciones y las distintas combinaciones nos darán diversas versiones en las que suelen predominar los ingredientes más clásicos de la gastronomía italiana como el tomate o el queso. Esta receta la elaboraremos con tomate, queso feta y espárragos, y por supuesto regada con un buen aceite de oliva virgen extra.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.



Tiempo de preparación: 10 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 3

Ingredientes

  • Pan de hogaza o similar
  • 1 diente de ajo
  • 1 tomate
  • 30 g de queso feta
  • 3 espárragos verdes frescos
  • Aceite de oliva
  • Sal

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Corta tres rebanadas de un buen pan, ráscales bien un diente de ajo para impregnarlas del sabor y mételas al grill del horno hasta que se doren.
  2. Por otro lado, quítale la parte central a un tomate y córtalo en dados no demasiado grandes. Coloca los dados de tomate sobre el pan previamente tostado. Añade encima el queso feta desmigado con los dedos.
  3. Corta los espárragos en trozos pequeños y ponlos en las bruschettas. Añade sal al gusto y sirve inmediatamente para que el pan no se quede duro.

El truco final

Añade unas hojitas de albahaca para hacer de este plato una auténtica delicia italiana.