Receta fácil para postre: polos caseros de mango y coco
  1. Recetas
paso a paso

Receta fácil para postre: polos caseros de mango y coco

Con tan solo 3 ingredientes podrás preparar en casa tus propios polos. Sencillos, rápidos de hacer y sin ningún tipo de azúcares añadidos, quedarán perfectos

Foto: Polos de mango y coco. (Snaps Fotografía)
Polos de mango y coco. (Snaps Fotografía)

El final del verano y hasta el comienzo del otoño también es época de helados y, aunque ya los tenemos disponibles en tiendas y supermercados durante todo el año y no renunciamos a ellos ni aunque estemos en pleno enero, no hay nada como disponer de un poco de tiempo libre y preparar nuestros propios helados caseros.

Con una polera sencilla que podréis encontrar en cualquier bazar y un poco de fruta, tendréis listos estos polos de mango que resultan especialmente cremosos gracias a la leche de coco. Además, no llevan nada de azúcar, por lo que casi seguro se convertirán en vuestro postre favorito de la temporada.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Tiempo de preparación: 10 minutos + congelado Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 6

Ingredientes

  • 1 mango en su punto de maduración
  • 1 lata de leche de coco
  • 4 dátiles Medjoul
Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​​

Elaboración

  1. Comienza pelando y cortando el mango en trozos no demasiado grandes para facilitar el trabajo de triturado. Ve colocándolos en un vaso de batidora o en una picadora.
  2. Por otro lado, abre los dátiles por la mitad y retira el hueso. Echa los dátiles en el vaso junto con el mango.
  3. A continuación, coge la lata de leche de coco y agítala bien antes de abrirla para que la grasa y el agua queden perfectamente mezcladas. Abre la lata y deposita su contenido junto con la fruta y los dátiles.
  4. Con una batidora o picadora, bate muy bien todos los ingredientes hasta que obtengas una mezcla homogénea y sin grumos.
  5. Vierte la mezcla en unas poleras y coloca en cada polera un palo de helado. Mete las poleras al congelador y deja que se solidifiquen los polos. Desmolda justo antes de consumir.

El truco final

Si no encuentras mangos o no están lo suficientemente maduros, puedes hacerlo con mango congelado que venden ya cortado en bolsas en las secciones de congelados de muchos supermercados.

Postres Helados Fruta Recetas rápidas
El redactor recomienda