No hay nada mejor para los días en los que cocinar no apetece ni lo más mínimo que una buena ensalada: rápida de preparar, no mancha y se puede comer en cualquier parte. Para evitar caer en el aburrimiento y en añadir productos de escaso o nulo valor nutricional, os proponemos esta fresca, deliciosa y saciante receta de ensalada.

Las ensaladas, en contra de lo que muchos opinan, no admiten cualquier ingrediente, pero es bueno probar y añadir cosas nuevas para encontrar buenas combinaciones. En este caso, la combinación es sencilla pero efectiva en la búsqueda de toques dulces gracias a la pera, los arándanos y la miel.

(Snaps Fotografía)
(Snaps Fotografía)



Tiempo de preparación: 10 minutos Dificultad: Fácil Coste: Medio Comensales: 2

Ingredientes

  • 300 g de brotes de lechugas variadas
  • 1 medallón de queso de cabra
  • 1 pera conferencia
  • 20 g de nueces
  • 10 g de arándanos deshidratados


Para el aliño:

  • 1 cda de miel
  • 1 cda de mostaza de Dijon
  • 1 cda de aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

(Snaps Fotografía)
(Snaps Fotografía)


Elaboración

  1. Lava y seca las hojas de lechuga si fuese necesario y colócalas en una ensaladera de buen tamaño. A continuación, pela la pera y córtala como más te guste para después añadirla a la ensalada.
  2. Añade también las nueces y los arándanos y reserva la ensalada para preparar el aliño. Para ello, mezcla muy bien la miel con la mostaza y el aceite hasta que se emulsione. Añade sal y pimienta negra al gusto y remueve.
  3. Acaba la ensalada aliñando al gusto con la salsa que acabas de preparar y colocando en el centro el medallón de queso de cabra.

El truco final

Si quieres darle un toque dulce extra, espolvorea un poco de azúcar sobre el medallón de queso de cabra y quémalo con un soplete de cocina.