El pastel de pollo es un plato muy habitual en la cocina británica y por culpa del imaginario popular nos hacemos la equivocada idea de que va a ser un plato pesado y nada apetecible. Los venden por todas partes, tanto en supermercados como en bares, pubs y restaurantes, y suelen ir rellenos con pollo y champiñones o cebolla dulce. La realidad es que es un plato que es un éxito por algo y puede llegar a ser más apetecible de lo que nos habíamos imaginado, sobre todo cuando la receta es tan vistosa como esta, inspirada en una del chef británico Jamie Oliver. Con un relleno de pollo y patata y coronado con masa filo plegada, este plato tan crujiente como cremoso os va a encantar.

(Snaps Fotografía)
(Snaps Fotografía)



Tiempo de preparación: 1 hora y 20 minutos Dificultad: Media Coste: Medio Comensales: 4

Ingredientes

  • 6 contramuslos de pollo
  • 1 limón
  • 1 puñado de tomillo fresco
  • 500 g de patatas
  • Estragón
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo
  • 50 g de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • 400 ml de caldo de pollo
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • 6 láminas de masa filo

(Snaps Fotografía)
(Snaps Fotografía)

​​

Elaboración

  1. Esta receta se hornea en dos tandas, así que lo primero que hay que hacer es precalentar el horno para ahorrar un poco de tiempo. Enciende el horno con calor arriba y abajo a 190º.
  2. Mientras se calienta, pela las patatas y córtalas en rodajas. Ponlas en una fuente apta para el horno y coloca encima los contramuslos de pollo. Pon también en la fuente los tres dientes de ajo sin pelar, así como el limón cortado en dos mitades.
  3. A continuación, echa un chorro de aceite de oliva por encima y añade sal, pimienta y estragón al gusto. Coloca el tomillo fresco repartido por toda la bandeja y mete esta al horno. Deja cocinar durante 45 minutos, saca la fuente del horno y deja que se enfríe lo suficiente como para poder manipular el pollo con las manos sin quemarte.
  4. Por otro lado, y mientras se enfría, pon en un cazo la mantequilla y deja que se derrita. Añade la harina y remueve con unas varillas de cocina hasta que se integre y tengas una especie de pasta. Añade poco a poco el caldo de pollo sin dejar de remover con las varillas para evitar que salgan grumos.
  5. Sigue removiendo a fuego medio hasta que el caldo espese y, entonces, añade la mostaza de Dijon, así como el zumo del limón que has asado junto al pollo y los dientes de ajo pelados. Pásalo a un vaso de batidora y tritura.
  6. Reserva la salsa y pasa las patatas a una fuente redonda para horno. Coge los contramuslos de pollo y pélalos. Deshazte de las pieles y los huesos y ve desmigando la carne con las manos para ponerla en la fuente con las patatas.
  7. Añade la salsa que has preparado a la fuente y mezcla para asegurarte de que las patatas y el pollo quedan bien empapados.
  8. Finalmente, corta una tira larga de masa filo (hazlo de tres en tres láminas) y esta a la mitad. Ve colocando los trozos de masa filo, sin un orden específico y arrugándolos un poco, sobre la fuente con el pollo.
  9. Unta la masa filo con un poco de aceite de oliva y mete al horno de nuevo. Deja que se cocine durante unos 25 minutos o hasta que la masa filo esté dorada.

El truco final

Añade cebolla y champiñones a tu pastel de pollo para conseguir un plato mucho más completo.