¿Quién dijo que comer pescado era aburrido? Puede serlo, por supuesto, pero solo si no sabes cómo prepararlo. Hoy os proponemos una receta para salir de la aburrida rutina de la merluza cocida o asada; una receta que sorprende tanto por su sabor como por las diferentes texturas que se consiguen al combinar un pescado tan tierno y suave como la merluza con el crujiente a base de frutos secos.

Los lomos de merluza van servidos sobre una cama de cebolla y puerro porque, por el tiempo de cocción del pescado, queda perfecto al cocinarlo junto a este, pero podéis añadirle cualquier otra verdura de guarnición siempre y cuando tengáis en cuenta sus tiempos de cocción al horno y saquéis el pescado antes para que no se quede seco.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.



Tiempo de preparación: 30 minutos Dificultad: Fácil Coste: Medio Comensales: 2

Ingredientes

  • 2 lomos de merluza fresca
  • 2 cdas de quicos
  • 2 cdas de almendra picada
  • ½ cebolla grande
  • 1 puerro
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Foto: Snaps Fotografía
Foto: Snaps Fotografía


Elaboración

  1. Comienza cortando la cebolla y el puerro pues te servirán de base para el pescado. Pela bien la cebolla y córtala en aros finos. Corta el blanco del puerro en rodajas no demasiado gordas y pon ambas cosas en una fuente de horno. Añade sal al gusto, así como un chorrito de aceite de oliva y reserva.
  2. Por otro lado, salpimenta los lomos de merluza por ambos lados y colócalos en la bandeja donde tienes la cebolla y el puerro.
  3. Para el crujiente, pon los quicos en un mortero y aplástalos para que queden triturados. Añádeles la almendra picada, así como una cucharada de aceite de oliva y mezcla muy bien. Coloca una capa fina de crujiente encima de cada lomo de merluza.
  4. Calienta el horno a 190 grados, con calor arriba y abajo, y mete la bandeja con el pescado para cocinarla durante 20 minutos.

El truco final

Prueba a hacer el crujiente usando quicos y pistachos en vez de almendras para conseguir un crujiente diferente.