Existen ciertos sabores que quedan marcados en nuestra memoria olfativa y gustativa para siempre. Nos trasladan a la infancia y nos devuelven esa sensación reconfortante de hogar cálido y acogedor. Esos platos insuperables de madre y abuela cocinados con esmero y cariño que pocas veces encontramos fuera de casa. Pero siempre hay una excepción y si alguna vez habéis tenido la suerte de visitar Ezcaray y probar las croquetas de Marisa Sánchez en Echaurren, sabréis a lo que me refiero.

Fue la pionera en elaborarlas con una bechamel fina y fluida y crear tendencia. De envoltura crujiente, cada cremoso bocado lleno de sabor y elegancia, un perfecto equilibrio de texturas. Hoy compartimos su receta como homenaje y agradecimiento por su aportación a la gastronomía. Que su influencia y ejemplo inspire a muchas generaciones en el mundo de la cocina.

Croquetas de jamón y pollo


Tiempo de preparación: 40 minutos + 2 horas de reposo Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 1 l de leche entera
  • 80 g de mantequilla
  • 100 g de harina floja de trigo
  • 20 g de cebolla
  • 50 g de jamón serrano
  • 35 g de pechuga de pollo
  • 1 huevo duro

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​​

Elaboración

  1. Vierte una cucharadita de mantequilla en una cazuela amplia. Vierte el jamón serrano cortado en taquitos y deje que se tueste. Resérvalo.
  2. Añade un poco más de mantequilla en la misma cazuela, incorpora la cebolla y deja que se poche. Vierte el pollo muy picado y deja que se dore. Reserva el pollo y la cebolla con el jamón.
  3. Echa el resto de mantequilla al cazo y cuando se haya fundido, vierte la harina. Deja que se cueza durante unos minutos.
  4. Añade la leche sin dejar de batir. Sazona con sal y nuez moscada.
  5. Mezcla esta preparación y cuece durante 20 minutos sin dejar de remover.
  6. Pasado ese tiempo, añade el pollo, la cebolla, el jamón serrano y el huevo duro picado.
  7. Da forma a las croquetas, pásalas por pan rallado, huevo batido y pan rallado de nuevo.
  8. Fríe las croquetas en aceite muy caliente y recién hechas enseguida.

El truco final

La masa de estas croquetas es muy cremosa, fríelas en tandas pequeñas para que el aceite no pierda temperatura y no se abran.