Los macarrones con chorizo son un plato típico de la gastronomía española que si bien ahora se empieza a cocinar menos por la contundencia del chorizo y el auge de la alimentación saludable y el estilo de vida activo, no deja de ser delicioso y uno de los favoritos de los pequeños y jóvenes de la casa.

Se data su aparición durante el periodo de la posguerra y se dice que puede ser una adaptación del plato italiano 'maccheroni con la salsiccia' o macarrones con salchicha, que es un plato tradicional napolitano. Lo que está claro es que es un plato muy popular, sobre todo entre los estudiantes y jóvenes debido a la facilidad de preparación y al bajo coste de sus ingredientes.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.


Tiempo de preparación: 20 minutos Dificultad: fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 300 g de macarrones
  • 1 bote de tomate frito pequeño
  • 150 g de chorizo
  • ½ cebolla dulce
  • 1 diente de ajo
  • Orégano
  • Albahaca
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Queso rallado para fundir

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. En una olla grande, pon agua con sal a hervir para cocer la pasta. Cuando el agua empiece a hervir, añade los macarrones y deja que se cocinen el tiempo indicado en el paquete por el fabricante. Escúrrelos y reserva.
  2. Por otro lado, prepara los ingredientes para la salsa: corta la cebolla en brunoise, pica muy bien el ajo y pica el chorizo en trozos del tamaño deseado.
  3. Pon un chorro de aceite de oliva en una sartén grande y añade el diente de ajo y la cebolla. Deja que se cocine a fuego lento hasta que la cebolla empiece a quedarse blanda y transparente.
  4. Añade los trozos de chorizo y saltea hasta que se hayan dorado ligeramente. Echa el tomate frito en la sartén y añade las especias, así como la sal. Deja que empiece a hervir y baja el fuego para dejar que se cocine a fuego lento durante un par de minutos.
  5. Mezcla la pasta con la salsa que acabas de preparar y remueve bien asegurándote de que queda bien empapada por ella. Pasa la pasta a una fuente apta para el horno y espolvorea generosamente con queso rallado.
  6. Mete al horno con el grill encendido y deja que se cocine hasta que el queso se haya fundido y se haya dorado.

El truco final

Si quieres un sabor más intenso, añade junto con el queso para fundir un poco de queso parmesano rallado o en polvo.