Con el cambio de temperaturas, comienzan los resfriados y dolores de garganta. Para prevenir los virus y proteger el organismo contra los gérmenes de manera natural, preparamos hoy una crema cargada de vitaminas y micronutrientes. Su sabor dulce, especiado, cítrico y ligeramente picante te hará entrar en calor y te sorprenderán sus exóticos aromas.

El jengibre contribuye al alivio de problemas digestivos, además de resultar un buen antiinflamatorio, antioxidante y antiséptico. Combinándolo con zanahorias y naranjas tendremos un cóctel de vitaminas, carotenos, minerales y fibra que nos rehidratan con un aporte muy bajo de calorías. Una manera eficaz y sabrosa de tonificar y proteger nuestro cuerpo disfrutando de un plato ligero y original.

Crema de zanahoria

Tiempo de preparación: 40 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • 500 g de zanahoria
  • 1 l de caldo de pollo
  • El zumo y la piel de 1 naranja

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​​

Elaboración

  1. Añade una cucharada de aceite de oliva a una cazuela amplia.
  2. En cuanto esté caliente, pocha la cebolla picada hasta que esté tierna.
  3. Añade la zanahoria cortada en trozos o en rodajas finas.
  4. Incorpora la ralladura de media naranja, el zumo y el caldo de pollo.
  5. Añade la piel de naranja y el jengibre rallado.
  6. Cuece a fuego medio hasta que las zanahorias estén hechas.
  7. Tritura para conseguir una crema muy fina.
  8. Decora con el resto de ralladura de naranja y unas hojas de perejil

El truco final

Utiliza una cucharadita de jengibre en polvo si no dispones de jengibre fresco. Puedes servir esta crema tanto fría como caliente.