La materia prima del torrezno es la panceta del cerdo que gracias al arte del adobado, del secado y de la fritura perfecta, nos ofrece una de las joyas de la gastronomía castellana. Se trata de una pieza compuesta de crujiente y dorada corteza y tierno magro entreverado que lo convierten en un excelente manjar. Habitualmente consumidos como tapa, los convertimos hoy en un plato completo acompañados de patata asada y de una salsa ligeramente dulce de membrillo.

Un contraste de texturas y sabores para un plato delicioso y energético.

Torreznos con membrillo

Tiempo de preparación: 30 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 3

Ingredientes

  • 200 g de torreznos precocinados
  • 3 patatas asadas
  • 200 g de dulce de membrillo
  • 1 cucharada de brandy
  • 200 ml de caldo de carne

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​Elaboración

  1. En un cazo pequeño, funde el dulce de membrillo con una cucharada de brandy. Incorpora el caldo y remueve hasta que quede una crema lisa. Si quedara algún grumo, tritura la salsa.
  2. Calienta el aceite de la freidora a 180ºC.
  3. Saca los torreznos del refrigerador 30 minutos antes de cocinarlos. Córtalos en trozos del tamaño de un bocado.
  4. Pon los torreznos en la cesta de la freidora y fríelos durante 5 minutos, removiendo para que se hagan por igual y queden crujientes con corteza dorada y carne jugosa.
  5. Abre en dos las patatas asadas. Cúbrelas con una cucharada de salsa de membrillo, añade los torreznos sobre las patatas.
  6. Decora con unos dados de membrillo y cebollino fresco picado.

El truco final

Puedes elaborar los torreznos en el horno a 250ºC con el grill durante 10 minutos. Una vez asados, márcalos en la sartén a fuego muy fuerte para conseguir una superficie dorada y crujiente.