Una buena alternativa a las típicas patatas fritas para tomar como entrante, aperitivo o para acompañar nuestros platos de carne favoritos, son las batatas y cada vez son más los restaurantes que las incluyen en sus cartas y menús.

Una opción mucho más saludable que freírlas es, sin duda, hacerlas al horno. Con mucho menos contenido graso y evitando la fritura, con el grill del horno y unas cuantas especias conseguiremos un plato igualmente sabroso que vamos a acompañar con una irresistible crema de aguacate y yogur griego para mojar y rebañar.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Tiempo de preparación: 45 minutos Dificultad: Fácil Coste: Medio Comensales: 2

Ingredientes

  • 2 batatas medianas
  • 1 chorro de aceite de oliva
  • 1 aguacate grande
  • 125 g de yogur griego sin azúcar
  • 1 lima
  • Sal
  • Pimienta
  • Albahaca seca
  • Tomillo

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​​

Elaboración

  1. Pela las batatas y córtalas en tiras como si estuvieses cortando patatas para freír. La forma más fácil es dar un corte a la mitad y trabajar con cada una de las mitades debido a su forma irregular.
  2. Colócalas en una bandeja para el horno y añade un chorrito de aceite de oliva por encima. Después echa sal, pimienta negra, tomillo y albahaca al gusto. No lo eches antes del aceite para evitar que este arrastre las especias. Remueve un poco las batatas en la misma bandeja para que se repartan el aceite y las especias por igual.
  3. Mete la bandeja al horno y asa a 200º durante 40 minutos, con calor arriba y abajo. Pasado ese tiempo, pon la función grill y deja que se acaben de dorar.
  4. Mientras haces las batatas, puedes ir preparando la crema. Para ello, corta el aguacate a la mitad, retira el hueso y echa la carne en un vaso de batidora.
  5. En el mismo vaso, añade el yogur griego, así como el zumo de una lima y sal al gusto. Tritura bien con la ayuda de una batidora y sirve en un bol con una pizca de albahaca seca junto con las batatas ya asadas.

El truco final

Puedes asar perfectamente la batata con piel y comerla pues queda crujiente y no resulta desagradable. Eso sí, asegúrate de lavarla muy bien bajo el grifo frotándola con un cepillo para eliminar toda la tierra y la suciedad.