El zarangollo es un plato típico de la gastronomía de la región de Murcia y consiste, esencialmente, en preparar un revuelto de calabacín, cebolla y huevo. Si bien nosotros le hemos añadido patata ya que algunas versiones lo hacen, es cierto que los más clásicos prefieren olvidarse del tubérculo en la receta.

Lo ideal es prepararlo con cebollas tiernas o dulces y bien picadas y, para unos resultados inmejorables, usar calabacines de la huerta murciana que están en su mejor momento en primavera. Sin embargo, como hoy en día podemos encontrar calabacines todo el año y de muy buena calidad y sabor, os animamos a darle una oportunidad a este plato murciano porque no os arrepentiréis y acabaréis rebañando con un buen pan hasta la última miga.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.



Tiempo de preparación: 45 minutos Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 4 calabacines
  • 2 cebollas dulces
  • 2 patatas medianas
  • 3 huevos grandes
  • Aceite de oliva
  • Sal

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Pela las patatas y córtalas como para hacer tortilla de patata. Añádeles sal al gusto y pon en una sartén aceite de oliva abundante a calentar. Una vez esté caliente, echa dentro las patatas y deja que se hagan a fuego medio hasta que estén blandas, sin que lleguen a dorarse. Sácalas y escúrrelas en papel absorbente. Resérvalas.
  2. Por otro lado, deja un poco de aceite en la sartén y añade la cebolla cortada en brunoise. Deja que se cocine a fuego bajo hasta que empiece a quedarse blanda y transparente. Echa entonces junto con la cebolla, el calabacín cortado en dados pequeños. Añade sal al gusto y deja cocinar todo a fuego bajo hasta que esté muy tierno.
  3. Añade las patatas que tenías reservadas. Echa también dos huevos sin batir y mezcla directamente en la sartén removiendo hasta que se vayan cuajando ajustando el punto de sal si fuese necesario.

El truco final

Para conseguir las patatas perfectas, fríelas en varias tandas evitando que se monten unas sobre otras y así se quedarán tiernas por todas partes por igual