¿Sabías que la primera receta de la tarta de queso la firmó Ateneo? Corría el año 230 d.C. Eso sí, los laureados atletas de los primeros Juegos Olímpicos en Grecia, en el 776 a.C., ya engullían esta delicia. El manjar fue arrebatado por los romanos, extendiéndose por el continente y aterrizando en suelo americano años después.

Este dulce con historia añadió el queso crema, el rey de la actual tarta de queso al estilo neoyorquino, en el siglo XIX. La cremosidad se logró gracias al fallo de un ganadero reproduciendo el queso francés. Hoy es un auténtico icono de la repostería americana. Los ingredientes son básicos; puede que no necesites acudir al supermercado.

Tiempo de preparación: 2 horas Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 1 kilo de crema de queso.
  • 1 taza y un cuarto de azúcar (y dos cucharadas para la base).
  • 3 huevos.
  • 1 yema de huevo.
  • 3 cucharadas de almidón de maíz.
  • Taza y media de crema agria.
  • 2 cucharaditas de zumo de limón.
  • 2 cucharadas pequeñas de extracto de vainilla.
  • 1/4 taza de mantequilla derretida sin sal.
  • 1 taza de migas de galleta.

Elaboración

  1. Liga las migas de galleta con la mantequilla fundida y el azúcar. Desliza el preparado en la base del molde y hornea durante diez minutos a 175ºC. ¿La base se solidifica? Vas por buen camino.
  2. Ahora coge el bol y bate el queso crema mientras añades el azúcar. Ve añadiendo el almidón de maíz, los huevos y la yema y el extracto de vainilla. Remueve, no sin antes echar la taza de crema agria.
  3. Ya tienes el cheesecake. Cubre la base, ya fría, con este preparado y mete el recipiente en el horno otros diez minutos. Debes situar la aguja en los 200ºC. Bájala a los 100ºC cuando transcurra ese tiempo y suma otros 25 minutos.
  4. Cuando suene la alarma, apaga el horno, pero no saques la tarta. Deja que repose dentro una hora.
  5. ¿Recuerdas la media taza de crema agria pendiente? Mézclala con el zumo de limón y dos cucharadas de azúcar. Desliza el resultado sobre el pastel y deja que se enfríe a temperatura ambiente antes de llevarlo a la nevera. ¡Ya tienes tu tarta de queso como si vivieras en Nueva York!

Foto: iStock.
Foto: iStock.


Trucos para la tarta al estilo neoyorquino

  1. Que no te entren las prisas. Deja la tarta en el molde de un día para otro. Ganará sabor y textura.
  2. Prohibido los alimentos light en esta receta. La grasa resulta fundamental para un acabado perfecto.
  3. Emplea un molde con aro y fondo desmontable. Te facilitará la presentación.
  4. Ni se te ocurra controlar los tiempos a ojo de buen cubero. La exactitud evitará que la tarta se seque.
  5. Utiliza la batidora a velocidad mínima. Las burbujas provocan grietas cuando el pastel se enfría.

Truco final

La guinda de la receta de la tarta de queso no solo aportará sabor, sino vistosidad. Añade mermelada de fresa y frutos rojos. Decora con cerezas o moras. Después, moja un cuchillo con agua caliente, pues el corte de la porción será más limpio. ¡Lista para servir!