Cómo hacer cuscús es una de esas preguntas que tiene diversas respuestas, pero que nadie parece conocer con exactitud cuál es la correcta. Este plato del norte de África ha logrado convertirse en uno de los más consumidos en todo el mundo gracias a su adaptabilidad a todo tipo guarniciones.

Además, es una receta muy nutritiva y saludable. Sin embargo, casi todo el mundo falla en su preparación. O queda muy seco, o con demasiado caldo, o apelmazado -idóneo para pegar carteles en un muro- o incomible, pero parece más que complicado encontrar el punto exacto para degustar este ingrediente de la mejor forma posible. A continuación, te proponemos una receta sencilla para que aprendas a preparar cuscús y te explicamos cómo lograr evitar tus miedos a la hora de elaborar un plato tan recomendable en cualquier tipo de dieta.

Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 4. Tiempo de preparación: 15 minutos.

Ingredientes

  • 200 gramos de cuscús
  • 240 ml de agua
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Sal

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Elaboración

  1. Como habrás comprobado, aunque se diga que hay que poner la misma cantidad de agua que de cuscús, no es así. Hay que poner el mismo volumen (en este caso un vaso). Ponemos el agua a hervir en una cazuela con un puñado de sal.
  2. Mientras tanto echamos el cuscús en un bol grande y le añadimos agua fría para humedecerlo. Escurrimos muy bien el agua y añadimos la mantequilla; si no te agrada usar mantequilla, añade un chorro de aceite de oliva y conseguirás el mismo efecto. Trabajamos bien esta mezcla y en cuanto el agua comience a hervir, la vertemos sobre este recipiente. Lo dejamos reposar durante cinco minutos cubierto con papel film y listo. Dependiendo del producto adquirido, este tiempo podría variar llegando, como máximo, a 10 minutos de reposo. La idea es que el propio vapor del agua hirviendo sea el encargado de cocer este ingrediente.
  3. Si lo vas a comer en caliente, lo puedes servir al momento. En caso contrario, deja que se enfríe y usa recipientes herméticos para conservarlo en el frigorífico. Te recordamos que el cuscús es la base perfecta para poner a prueba tu creatividad culinaria.
  4. Te proponemos que lo pruebes con verduras y legumbres, con queso feta y anchoas, con zanahoria y curry, con marisco, con pollo asado, con cordero y con algún pescado de cierta consistencia como la merluza o el salmón.
  5. En estos casos, lo mejor es preparar estos ingredientes por separado y unirlos al cuscús al final. Si apuestas por el marisco, aprovecha el agua donde lo cuezas para añadirla al plato, así conseguirás que los sabores se mezclen de mejor manera y crear una experiencia gustativa digna de recordar.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El truco final

Si para trabajar el cuscús escoges un recipiente de barro, te será mucho más sencillo lograr que quede más suelto y que se haga por igual. El uso de recipientes de metal o de cristal terminan por enfriar el agua más rápidamente y por provocar que la cocción sea más irregular, provocando un resultado poco apetecible.

Principales Tags