Preparar un brownie al microondas puede parecerte una aberración, pero como no siempre tienes el tiempo suficiente para cocinar, quizá te venga muy bien el tener a mano una de esas recetas de postres sencillos y rápidos como la que te proponemos.

Como ya sabrás, este dulce tiene como base el chocolate y las nueces, lo que lo convierte, por su sabor, en un postre perfecto para el otoño, así como para otras estaciones del año gracias a su versatilidad y su adaptabilidad a todo tipo de sabores. Puedes comerlo templado, frío o acompañado de helado. De tus gustos dependerá cómo afrontas la cocción y la degustación de uno de los postres más exquisitos y sencillos de la gastronomía estadounidense.

Tiempo de preparación: 5 minutos. Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 4.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 200 gramos de chocolate (mejor si tiene un alto porcentaje de cacao e incluye frutos secos)
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 3 cucharadas de queso crema (en algunas recetas se cambia este ingrediente por mantequilla).
  • 3 cucharadas de harina de trigo
  • Media cucharada de levadura química

Elaboración

  1. Recuerda que el huevo ha de estar a temperatura ambiente. Sácalo de la nevera mientras preparas todo lo necesario.
  2. Pon en un bol el huevo y el azúcar. Bate ambos ingredientes hasta que espumen y añade el queso crema.
  3. En un tazón, mete el chocolate troceado y lo pones en el microondas a la máxima potencia en intervalos de 20 segundos. Es importante subrayar que de no hacerlo de esta forma, lograrás que se queme. La idea es poder ir sacándolo, moviéndolo y volviéndolo a meter para que se derrita por igual sin perder su textura. Puedes añadir un poco -una cucharadita como mucho- de mantequilla para conseguir que el proceso se acelere.
  4. Añade el chocolate fundido a la mezcla anterior y mezcla con movimientos envolventes.
  5. Usa un colador para tamizar la harina y la levadura. Ve añadiéndola a lo arriba expuesto progresivamente para que quede una masa untuosa.
  6. Engrasa un molde, vierte todos los ingredientes en su interior y hornea a máxima potencia a intervalos de un minuto. Estará hecho cuando pinches con un cuchillo, o con un pincho de los que usas para asar carne en la barbacoa, y salga totalmente limpio. Si tu horno no está para muchos trotes, apuesta por los 30 segundos en cada tanda.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El resultado ha de ser el esperado y se prepara con enorme facilidad. Es el típico dulce que preparas porque ha venido, de repente, tu tía la del pueblo sin avisar o algún amigo que pasaba por tu casa y pensó en tomarse un café contigo. Recuerda servirlo con algún tipo de guarnición como la mermelada o la nata montada para completar la experiencia gustativa de los que vayan a compartirlo contigo.

Truco final

El queso crema es mucho mejor que la mantequilla, ya que aguanta mejor la cocción. No dudes tampoco en añadir a la mezcla algunas nueces peladas y una pizca de sal para acentuar el sabor del chocolate. Se chuparán los dedos con tu brownie al microondas.