La cocción a la sal concentra todos los sabores de los alimentos y preserva su textura y jugosidad. Este método no solo evita que añadamos materias grasas al cocinar, sino que incluso absorbe parte de las que contienen los propios alimentos.

Esta técnica permite un asado uniforme tanto para carnes como para pescados, creando una costra que impide que el vapor se escape y que el alimento se cueza así en su propio jugo. Si además añadimos unas hierbas aromáticas como tomillo, romero, orégano o salvia mezclado con la sal, personalizamos nuestro plato con todos los aromas del campo.

No olvides dejar reposar la carne unos minutos antes de cortarla en lonchas finas, así resultará más tierna y la cocción quedará homogénea por toda la pieza.

Lomo de cerdo a la sal


Tiempo de preparación: 1 hora Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 1 lomo de cerdo de 1 kg
  • Sal para hornear
  • Tomillo y romero
  • Pimienta

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180 ºC.
  2. Cubre una fuente de horno con una generosa capa de sal de 1 centímetro de espesor. Añade tomillo, romero y laurel.
  3. Dispón el lomo de cerdo limpio encima de la capa de sal y hierbas.
  4. Cubre la superficie de la carne con hierbas frescas y añade pimienta recién molida.
  5. Tapa la pieza con sal hasta que quede completamente cubierta. Presiona la sal con las manos.
  6. Hornea durante 45 minutos en el horno precalentado.
  7. Una vez transcurrido el tiempo, retira la costra de sal y deja reposar 15 minutos antes de cortar la pieza.

El truco final

Además de sal y hierbas, puedes añadir especias como pimienta, pimentón o curry para personalizar el asado.