Las patatas son el acompañamiento perfecto para todo tipo de platos. Son deliciosas fritas, pero hay que pelarlas, cortarlas, freírlas... Todo eso puede ser largo y engorroso, sin contar con el elevado aporte calórico que nos proporciona una ración. Sin necesidad de renunciar a ellas, podemos aligerar la receta y asarlas con su piel. Solo tendrás que cortarlas en gajos, aderezarlas con pimentón y hierbas secas, añadir aceite de oliva y un poco de harina para luego tostarlas en el horno. Y si te gustan más especiadas, añade un poco de pimentón picante o cayena.

Sírvelas recién hechas como guarnición o en aperitivo con tu salsa preferida.

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.


Tiempo de preparación: 40 minutos Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 4

Ingredientes

  • 1 kg de patatas para asar
  • 1 cucharada sopera de romero y orégano
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera de pimentón dulce
  • Sal y pimienta

Patatas gajo

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 200 ºC.
  2. Lava bien las patatas y sécalas. Corta las patatas con la piel en gajos con la ayuda de un cuchillo afilado. Dependiendo del tamaño, saldrán 4 o 5 gajos por patata.
  3. En un recipiente amplio vierte una cucharada de romero y orégano, otra de pimentón dulce. Añade pimienta, sal y las patatas cortadas. Riega con 3 cucharadas soperas de aceite de oliva y mezcla bien.
  4. Pon una cucharada de harina en un colador fino y espolvorea de harina. Envuelve bien las patatas para que queden totalmente cubiertas.
  5. Extiende las patatas sobre una hoja de papel vegetal o de silicona y hornea durante 30 minutos o hasta que queden bien doradas, crujientes en la superficie y tiernas en el interior. Dales la vuelta a mitad de horneado para que queden hechas de manera homogénea.
  6. Sirve las patatas muy calientes acompañadas de la salsa de tu gusto.

El truco final

Si eres celiaco, sustituye la harina de trigo por la misma proporción de harina de garbanzo.