Es una de las recetas para el frío y un clásico navideño. Hablamos del consomé, un plato con gran sabor que puedes elaborar con gran facilidad. Se trata de una manera simple pero efectiva de triunfar en Navidad. Sin embargo, la paciencia será un ingrediente más de esta receta, ya que como buen caldo que es deberás respetar sus tiempos y mimarlo con esmero.

Curiosamente, es un plato que suele considerarse de origen francés. No en vano, su nombre proviene de esta lengua. No obstante, hay quien culpa a nuestros vecinos de haber robado la receta original del monasterio de Alcántara a principios de la Guerra de Independencia. He aquí una de las más sencillas recetas de consomé.

Tiempo: 4 horas. Dificultad: Fácil. Coste: Económico. Comensales: 5.

Ingredientes

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • 500 gramos de huesos de ternera
  • 1/2 gallina
  • 2 claras de huevo
  • 2 puerros
  • 1 nabo
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias
  • 1 tomate maduro
  • 4 ramas de apio
  • 3 litros de agua
  • 3 granos de pimienta negra
  • 1 hoja de laurel
  • 1 clavo
  • 1 rama de perejil
  • Sal

Elaboración

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  1. Lo primero que vas a realizar es pelar y limpiar las verduras, la cuales trocearás. Con las verduras preparadas, introdúcelas junto a los huesos en una olla alta. Cubre con agua todos los ingredientes, pero procura dejar un espacio antes de llegar al tope del recipiente, ya que al entrar en ebullición el agua puede derramarse. Por último, añade las hierbas, las especias y la sal. En caso de buscar un caldo de color claro incorpora las claras de huevo.
  2. Pon el fuego fuerte hasta que el agua entre en ebullición. Esto puede conllevar tiempo, por lo que tapa la olla para que el calor no se escape y el proceso se acelere. Cuando el agua rompa a hervir baja a fuego lento.
  3. Durante la lenta cocción de tres horas, la óptima para arrancar a los ingredientes todo su sabor, deberás desespumar el caldo para suprimir toda impureza superficial. Utiliza un pequeño cazo y procura recoger solo la espuma.
  4. Una vez transcurrido el tiempo de cocción, retira los huesos y los trozos de verdura más grandes. Cuela el líquido utilizando un paño limpio para esquivar cualquier resto que pudiera quedar. Por último, resérvalo en caliente para servirlo.
  5. En cuanto a la carne de los huesos, puedes picarla y añadirla al consomé cuando lo sirvas o utilizarlos junto a las verduras para hacer un caldo de repaso. No será tan sustancioso, pero se puede añadir al propio consomé para aportar un sabor más potente.

Truco final

La comida entra por los ojos, es algo bien sabido. Para triunfar estas fiestas con esta receta para el frío puedes optar por presentar la carne sobrante picada con una rebanada de pan tostado y un poco de aceite de oliva. Si apuestas por la sencillez en tus platos, recurre a unas hojas de perejil antes de servir el consomé.