De entre las múltiples ideas de bocadillos entre las que puedes elegir, qué mejor que optar por un clásico como el serranito. La gastronomía andaluza posee una gran cantidad de tesoros culinarios para reproducir en tu hogar. Los bocadillos son quizás las elaboraciones más sencillas de realizar, pero no por ello hay que desmerecerlos.

La receta del serranito canónica incluye un buen lomo de cerdo, el cual bajo ningún concepto debes adobar y jamón ibérico. Se busca degustar el sabor único e inimitable de este animal y combinarlo con unas patatas fritas. El resultado es un bocadillo de gran humildad, de una sencillez en su elaboración que invita a repetirlo una y otra vez, y un sabor que no deja de ser un gusto para los sentidos.

Preparación: 20 minutos Dificultad: fácil Coste: económico Comensales: 1

Ingredientes

  • 2 rodajas de lomo de cerdo sin adobar
  • 1 pimiento verde
  • 2 lonchas de jamón
  • Pan para bocadillo
  • 1/2 tomate
  • 2 patatas grandes

Elaboración

Foto: iStock
Foto: iStock

  1. El pan que mejor encaja con este bocadillo es uno blanco, a poder ser un mollete o una viena andaluza. Lo primero que debes hacer es pelar las patatas, cortarlas a la española y freírlas. Un truco para que queden crujientes en rehogar las patatas hasta que estén blandas y luego, con el aceite bien caliente, dar una segunda fritura para crear una capa crujiente con un interior blando.
  2. Le ha llegado el turno al pimiento verde. Deberás freírlo entero con abundante aceite, así que mucho cuidado con las salpicaduras. Cuando la piel empiece a estar quemada será el momento de retirar el pimiento, cortarlo a la mitad y eliminar tanto la cabeza como las pepitas. Una vez realizadas estas acciones resérvalo.
  3. Dispón el lomo de cerdo sin adobar en una plancha, ya que lo que buscamos es mantener el sabor original de esta carne y elaborar un bocadillo tan simple como resultón. Cuando se dore habrá llegado el momento de retirar las lonchas.
  4. A la hora de montar el bocadillo tendrás que empezar por el tomate, el cual cortarás en rodajas y las dispondrás encima del pan; luego el pimiento y como remate unas rodajas de jamón serrano, las cuales ganarán en calidad y sabor si las cortas a mano. Además, estarás haciendo honor a este clásico de la gastronomía de Andalucía, tierra de grandes sabores.
  5. No olvides las patatas fritas, las cuales conforman una guarnición que es también un clásico de la gastronomía universal.

Truco final

Foto: iStock
Foto: iStock

Para mejorar el sabor, aún más si cabe, puedes optar por freír las lonchas de jamón serrano o hacerlo a la plancha para que sea un bocadillo más sano. De esta manera podrás paladear el sorprendente sabor de estos dos cortes del cerdo.

Sin embargo, si buscas un toque de sabor más, una variante de este bocadillo incluye tortilla de patatas, que se convierte en casi un ingrediente más. Esta es una de las múltiples ideas de bocadillos para darle una vuelta de tuerca a este clásico.