El potaje es un plato típico en diversos lugares de España, cuya base son los garbanzos, el bacalao y las espinacas. No íbamos a ser menos y dejaros sin la receta para que podáis disfrutar de ella ahora que los termómetros ya marcan el temido número cero. Aunque todo sea dicho, aunque fuese agosto disfrutaríamos al máximo de él

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.



Tiempo de preparación: 1 hora Dificultad: Fácil Comensales: 4

Ingredientes

  • 350 g de garbanzos secos
  • 225 g de bacalao desalado
  • 200 g de espinacas frescas
  • 2 cebollas medianas, 1 dulce y otra roja
  • 4 dientes de ajo
  • 40 g de pan
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 hoja de laurel
  • 1 litro de agua
  • Sal

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

​​

Elaboración

  1. Pon en remojo los garbanzos en abundante agua fría con sal la noche anterior, al menos durante 12 horas.
  2. Al día siguiente, o pasado el tiempo de remojo, pon a cocer los garbanzos en un litro de agua, con la hoja de laurel y dos dientes de ajo pelados. Esto puede hacerse en olla exprés para ganar tiempo, dejando cocer unos veinticinco minutos después de que suba la válvula.
  3. Mientras tanto, pon el aceite en una sartén y, cuando esté caliente, añade dos dientes de ajo enteros y pelados, friendo a fuego medio hasta que estén dorados. Retirar los ajos y resérvalos.
  4. Añade las dos cebollas picadas finas y sofríe a fuego suave hasta que esté pochada. Deja enfriar un poco y añade una cucharadita de pimentón removiendo. Pásalo por la batidora.
  5. De la olla donde has cocido los garbanzos, retira la hoja de laurel y los dientes de ajo. Pon de nuevo al fuego y cuando esté bien caliente añade el sofrito, las hojas de espinaca y rectifica de sal. Cuece unos quince minutos a fuego medio.
  6. En un poco de aceite, en una sartén, fríe el pan y mezcla en un mortero con los ajos fritos; añade el majado al guiso y el bacalao en trozos pequeños y deja cocer otros diez minutos.

El truco final

El uso de la olla exprés para este tipo de guisos es siempre un buen recurso a la hora de cocinar; nos reducirá enormemente los plazos. Si no dispones de tiempo o se te ha olvidado poner en remojo la legumbre, usa garbanzos de bote. Te sorprenderá positivamente el resultado.