Entre las ideas para comer verdura siempre destacan los platos con judías verdes. Este ingrediente se puede encontrar fácilmente en el mercado durante todo el año, por lo que apenas tendrás excusas para poder añadirlo a una receta tan saludable y sabrosa como la que vamos a describirte.

Además, en un solo plato estarás combinando la ingesta de una interesante cantidad de nutrientes esenciales para tu organismo con un sabor indescriptible. La intensidad de la judía verde, la suavidad del huevo y la acidez del tomate son solo algunas de las virtudes de un plato que puedes preparar fácilmente y que sorprenderá a niños y a mayores. ¿Te animas a convertirlo en una de tus especialidades?

Preparación: 15 minutos Dificultad: Muy fácil Coste: Económico

Ingredientes

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • 500 gramos de judías verdes
  • 2 dientes de ajo
  • Un huevo por persona
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 500 gramos de tomate
  • 1 cebolla
  • Sal
  • Pimienta
  • Azúcar (si quieres eliminar la acidez del tomate)

Preparación

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  1. Pela las judías, quítales los dos extremos y córtalas en trozos de unos cuatro centímetros. Lávalas bien.
  2. Pon agua a hervir con un puñado de sal. Cuando alcance el punto de ebullición, añade las judías. Solo debes cocerlas durante siete minutos en la olla exprés.
  3. Corta la verdura y haz un sofrito con aceite de oliva en una sartén amplia. Recuerda añadir un poco de sal para que la verdura suelte agua y vaya ganando textura. Para obtener un mejor resultado, haz un corte en equis en la base de los tomates y escáldalos en agua hirviendo durante dos minutos. Podrás pelarlos más fácilmente y mejorar el resultado final. El fuego ha de ser medio y constante para evitar que el tomate pierda su textura.
  4. En un recipiente de generoso tamaño debes añadir agua y ponerla a hervir, puedes aprovechar la que has usado para pelar los tomates. Añade un chorrito de vinagre y sal. Cuando esté hirviendo a borbotones, añade los huevos, uno a uno envueltos en papel film. No tengas prisa, usa una espumadera grande para manejarlos con mayor exactitud.
  5. Usa el sofrito como base del plato a servir. Pon el huevo encima y abre el papel film con cuidado. Listo para comer.
  6. El plato se puede rematar usando especias al gusto, siendo el orégano, el tomillo o la pimienta negra las que mejor combinan con los sabores de los ingredientes. La receta es recomendable como primer plato o como plato único si estás haciendo una dieta de adelgazamiento. Su maridaje con distintos vinos es una cuestión que deberás abordar teniendo en cuenta el contraste gustativo resultante en esta opción de entre las múltiples ideas para comer verdura.

Truco final

Pochar el huevo es la parte más complicada de esta receta. Unta el papel film con aceite y ata el paquete que hagas con un hilo apto para cocinar. Así, solo tendrás que cortar el hilo para conseguir que el huevo, gracias al aceite, salga más fácilmente e impregne el resto de ingredientes. Una de las brillantes ideas para comer verduras.