A la hora de experimentar con las recetas de arroz, podemos abrir ante tus ojos un mundo lleno de posibilidades. Además de servir a un número de alternativas prácticamente infinitas y de propuestas llenas de imaginación, todas ellas son absolutamente compatibles con la saludable dieta mediterránea. Así, puedes animarte con platillos donde el arroz es el principal protagonista, platillos donde colocarlo más bien de guarnición o finalmente darle forma de postre, como el popular arroz con leche.

En esta receta te vamos a enseñar a preparar un risotto único, de alcachofas, setas y cúrcuma. Para que este plato tenga el éxito que se merece, debes seleccionar unas alcachofas bien frescas y un arroz especial para todos los tipos de risotto. Este arroz debe ser pequeño, redondo, poroso y con un alto contenido de almidón. Las variedades japónica, arborio o carnaroli son las más indicadas.

Preparación: 50 minutos Dificultad: Media Coste: Moderado Comensales: 4.

Ingredientes

  • 350 gramos de arroz
  • 200 gramos de setas
  • 4 alcachofas
  • 100 gramos de queso parmesano
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 puerro
  • 4 dientes de ajo
  • 1 limón
  • 1 litro de caldo de jamón
  • 1 cucharadita de cúrcuma molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Menta
  • Perejil
  • Sal

Elaboración

Foto: iStock.
Foto: iStock.

  1. Limpia bien las alcachofas. Para ello, retira las hojas más verdes e introduce la alcachofa en un bol con agua fría, un poco de sal y un chorrito de limón. Quédate también con el tallo, que suele ser muy tierno.
  2. Lava el arroz y déjalo escurrir.
  3. Pica o trocea las setas, el puerro, los ajos y las alcachofas ya limpias.
  4. Pon el caldo a calentar con un poco de aceite.
  5. Sofríe las alcachofas salpimentadas y cuando empiecen a dorarse, incorpora el puerro y los ajos. Deja que todo se rehogue durante un par de minutos más y seguidamente añade las setas. Remueve.
  6. Vierte el arroz y, sin dejar de remover, añade el vaso de vino.
  7. Cuando el arroz haya absorbido todo el vino, será el momento de ir añadiendo el caldo con un cazo. Hay que dejar que el arroz lo absorba todo antes de poner el siguiente cazo de caldo. No dejes de remover en ningún momento.
  8. A mitad de cocción agrega la cúrcuma y el perejil.
  9. Las hojas de menta irán con el último cazo de caldo.
  10. Cuando el arroz haya absorbido casi todo el caldo, introduce el queso y mézclalo bien.

Truco final

Tan sencillo como lo que acabamos de contar es preparar un irresistible risotto de alcachofas, setas y cúrcuma para todos los paladares.

Sin embargo, cada vez es más habitual encontrar a personas vegetarianas, a quienes no agradaría la presencia del caldo de jamón en la elaboración de este plato. Afortunadamente, casi todas las recetas de arroz pueden adaptarse fácilmente a estos comensales. Y en esta, concretamente, bastará con que recurras al truco de sustituir el caldo de jamón por un delicioso caldo de verduras. ¡Con este simple gesto darás satisfacción a todos tus invitados!