La ventresca es un corte muy apreciado y cotizado del bonito del norte. Este pescado que vive en aguas frías posee una proporción de grasa más elevada, especialmente en la zona triangular cerca del vientre que le da nombre a la pieza. Su sabor es muy delicado y la textura de su carne se deshace en lascas en la boca. Aunque lo encontramos fresco en el mercado, en conserva mantiene sus propiedades y sabor, por lo que es muy útil tanto en aperitivo como para preparar platos de fiesta, como es el caso de este salpicón. Un entrante saludable que no solo nos proporciona vitaminas y minerales, gracias a las hortalizas que contiene, sino que el bonito le aporta proteínas, fósforo y ácidos grasos poliinsaturados ¿Quién dijo que no se pueden comer platos gourmet que sean deliciosos a la vez que sanos?

Ingredientes

  • 200 g de mejillones
  • 100 g de langostinos
  • 200 g de ventresca de bonito del norte
  • 100 g pimiento verde
  • 100 g pimiento rojo
  • 150 g de cebolla dulce
  • 6 cucharadas de aceite
  • 2 cucharadas de vinagre sal y pimienta
  • Perejil picado

Salpicón

Preparación: 20 minutos. Dificultad: Fácil. Coste: Elevado. Comensales: 4

Elaboración

  1. Preparar la vinagreta mezclando la sal con dos cucharadas de vinagre y seis de aceite.
  2. Emulsiona la mezcla e incorpora el perejil picado. Mezcla de nuevo.
  3. Corta los dos tipos de pimientos y la cebolla en cuadraditos pequeños. Añádelos a la vinagreta y mezcla para que se distribuya bien.
  4. Incorpora la carne de mejillón cortada en trocitos, los langostinos pelados y cortados en tres y remueve.
  5. Por último, desmenuza la ventresca con un tenedor y pósala sobre el resto de ingredientes con cuidado para que no se rompa.
  6. Decora con unos langostinos enteros y unas hojas de perejil fresco.

El truco final

Aprovecha el aceite de la conserva de ventresca para realizar la vinagreta. Refrigera el salpicón en la nevera varias horas para que se desarrollen los aromas. Añade la ventresca justo antes de servir.