Los pasteles de verduras resultan muy prácticos ya que pueden servir como entrante, en un bufé o como aperitivo cortados en cuadraditos sobre pan tostado. Su elaboración es muy sencilla y no requiere ingredientes complicados, solo alimentos básicos de fondo de despensa. Es el plato perfecto para llevar si te toca compartir mesa ya que puedes transportarlo sin peligro en su propio molde. Los puerros son una hortaliza de sabor muy suave y dulce que se presta a innumerables preparaciones. Su gran contenido en fibra y agua le confiere a los platos un sabor delicado y un extra de jugosidad. Prueba a hacer esta terrina con ingredientes sencillos que te solucionará tanto una cena de diario como un menú formal.

Ingredientes

  • 4 puerros (solo la parte blanca) cortados en rodajas
  • 4 huevos
  • 100 g de harina
  • 375 ml de leche
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta

Pastel de puerros

Preparación: 1 hora. Dificultad: Media. Coste: Bajo. Comensales: 4.

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180ºC
  2. Añade una cucharada sopera de aceite en una cazuela, vierte los puerros y una cucharadita de sal. Mezcla con una cuchara, cubre con la tapa y deja que se pochen a fuego medio. Reserva y deja atemperar.
  3. Vierte la harina en un recipiente, añade una cucharadita de pimienta blanca y una pizca de nuez moscada.
  4. Incorpora la leche batiendo con varillas, añade los huevos y bate de nuevo hasta que quede una crema lisa. Añade los puerros rehogados y mezcla bien.
  5. Prepara un molde alargado, engrásalo y encamísalo con una banda de papel de horno longitudinal para poder desmoldar más fácilmente.
  6. Vierte la preparación de puerro en el molde y hornea durante 40 minutos.
  7. Deja enfriar ligeramente antes de desmoldarlo y servir.

El truco final

Añade trocitos de pollo, pavo o pescado y conviértelo en un plato completo para una cena de invierno.