Esta tarta está compuesta por unas capas de teja de chocolate que se alternan con ganache que no es sino una mezcla de nata y chocolate a partes más o menos iguales. El nombre de ganache se refiere a una persona incapaz o estúpida y este fue el adjetivo que recibió un aprendiz de pastelería cuando dejó caer nata caliente sobre un recipiente de chocolate fundido. Como muchos otros errores, este fallo dio como resultado una de las bases fundamentales en pastelería. En su forma líquida la ganache se utiliza como cobertura de tartas o como salsa. Montada como en el caso de hoy, podemos utilizarla como relleno de tartas, para confeccionar trufas o bombones o como decoración de magdalenas. Al enfriar la preparación toma consistencia y la textura se solidifica lo que contrasta con las capas de teja de esta tarta. ¡Deja a todos boquiabiertos, no lo dudes, prepara esta preciosa tarta y tendrás ovación asegurada!

Ingredientes

Para las tejas

  • 80 g de harina
  • 3 claras
  • 75 g de mantequilla
  • 1 cucharada de cacao sin azúcar
  • 4 cucharadas de nata
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 pizca de sal

Para la ganache de chocolate

  • 300 g de chocolate 70%
  • 420 mg de nata para montar
  • 70 g de mantequilla

Milhojas de chocolate

Preparación: 45 minutos Dificultad: Media. Coste: Económico. Comensales: 6

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180º con aire.
  2. En un bol mezcla la harina, con el cacao en polvo y el azúcar. Añade una pizca de sal, mezcla de nuevo e incorpora la nata, las claras de huevo y la mantequilla previamente fundida. Remueve hasta que quede una crema lisa y sin grumos. Deja reposar en la nevera 1 hora.
  3. Extiende 1/3 parte de la masa sobre una hoja de papel de horno, dándole forma de disco. Repite la operación para conseguir tres discos. Introduce en el horno durante entre 6 y 8 minutos. Deja enfriar.

Para la ganache

  1. Funde el chocolate troceado a fuego suave.
  2. Incorpora 200 ml nata caliente poco a poco, removiendo a la vez. Cuando esté totalmente incorporada y ya fuera del fuego, vierte el resto de nata y mezcla hasta conseguir una crema lisa.
  3. Refrigera la crema de chocolate y una vez bien fría, bate con varillas para montar la ganache y que adquiera una consistencia más densa.
  4. Sobre la fuente de servir, dispón una teja y haz montañitas de crema de chocolate con la manga pastelera con boquilla rizada. Cubre con otra teja y repite la operación. Termina con la tercera teja y espolvorea con cacao y azúcar glas. Refrigera varias horas antes de servir.

El truco final

Para un sabor más suave, cambia el chocolate negro por chocolate con leche o alterna una capa de chocolate y otra de nata montada.