Muchos se preguntan cómo hacer alitas de pollo en casa. Y es que este plato ha ido ganando popularidad con el tiempo. Si bien es posible aprovecharlo todo de un cerdo, del pollo podría decirse casi lo mismo. Pechugas, muslos, contramuslos... e incluso con su carcasa podemos realizar un sabroso caldo. Sin embargo, las alitas tienen algo que las hace muy atractivas y casi adictivas.

En este caso, vas a aprender a elaborar unas alitas de pollo al horno, plato sencillo donde los haya. Además, para darle un toque extra y único hemos pensado en añadirle unos ricos piñones junto a la mezcla de dos grandes cítricos: la naranja y el limón. Estás ante una receta sencilla para acompañar una buena serie o película.

Tiempo de preparación: 30 minutos Dificultad: Fácil Coste: Medio Comensales: 4

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 12 alitas de pollo
  • 20 gramos de piñones
  • 1 limón
  • 1 naranja
  • 2 cucharadas de salsa Perrins
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de miel
  • Sal

Elaboración

  1. Para empezar con esta receta tendrás que precalentar el horno a 200ºC. Mientras este electrodoméstico va calentando, corta las alitas por las articulaciones y elimina el exceso de grasa que posean; vamos a por un plato lo más sano y sabroso posible. Salpiméntalas a tu gusto.
  2. Vamos a darle un toque único a estas alitas. Como bien sabrás, la del pollo es una carne que suele resultar seca. Para subsanar este inconveniente pon las alas en un bol para microondas, rocíalas con un poco de aceite de oliva y de agua. Con 10 minutos a potencia media será suficiente para tenerlas listas y sabrosas.
  3. A estas alturas el horno ya debería estar listo. No bajes los 200ºC y asa las alitas durante 15 minutos para cocinarlas hasta su punto óptimo.
  4. Aprovecharemos este cuarto de hora para preparar una salsa rápida con los cítricos. Añade en una cazuela el zumo de la naranja, el limón, la miel y la salsa Perrins. Si quieres obtener un sabor concentrado y potente, reduce la mezcla a fuego medio durante unos 5 minutos. Mientras preparas la salsa, en otra sartén tuesta los piñones a fuego fuerte y ve salteándolos para que no se peguen.
  5. Cuando las alitas estén listas, colócalas en una fuente con papel absorbente; no queremos ni un resto de grasa. Pasados unos instantes, retira el papel, rocía con la sala y añade los piñones tostados. ¡A comer!

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Una variante de esta receta incluye un macerado de las alitas. Machaca unos ajos en un mortero para añadir luego pimentón, perejil fresco bien picado y un chorrito de aceite. Añádelo a la carne y déjala que se empape durante media hora. El resultado es una carne sabrosa y repleta de sabores que sorprenderá a todos los comensales.

Esta es una receta perfecta para una reunión con amigos en la que un poco de picoteo sano sienta de fábula. De este modo, ya sabes cómo hacer alitas de pollo. ¿Preparado para probarlas?