¡Qué delicia cerrar los ojos e inhalar el olor de un buen tomate en su punto de maduración!

Aprovechando que tenemos esta hortaliza en su máximo esplendor, la elegimos para rellenarla de un jugoso sofrito de carne de ternera. Además de su delicioso sabor, el tomate es muy rico en vitamina C, caroteno y licopeno, potentes antioxidantes. La absorción de licopeno se triplica durante la cocción ya que el calor libera el pigmento. Combinamos en esta receta la textura crujiente del tomate crudo que nos sirve de cuenco natural y un sabroso sofrito de cebolla, ajo y el interior del tomate. Lo guisamos a fuego suave con la carne y gratinamos con pan rallado para conseguir una costra crujiente.

Un plato de lujo lleno de matices con muy poco esfuerzo y el mejor sabor de la huerta de verano.

Tomates rellenos


Tiempo de preparación: 40 minutos Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 3

Ingredientes

  • 150 g de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 300 g de carne picada de ternera
  • ½ cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de salsa inglesa
  • 3 golpes de salsa picante
  • 3 tomates grandes
  • 4 cucharadas soperas de pan rallado
  • Sal, pimienta

Foto: Snaps Fotografía.
Foto: Snaps Fotografía.

Elaboración

  1. Corta el tercio superior de los tomates de manera horizontal. Vacía el interior cortando con un cuchillo y recuperando la pulpa con una cuchara o un sacabolas.
  2. En una sartén vierte una cucharada de aceite, añade un diente de ajo picado. En cuanto esté un poco dorado incorpora la cebolla
  3. Una vez pochados el ajo y la cebolla, incorpora la pulpa de tomate y deja que cueza hasta que se haya evaporado el líquido
  4. Añade entonces la carne, sal, pimienta, el orégano, la salsa inglesa y la picante.
  5. Cuando la carne esté hecha, incorpora una cucharada de pan rallado para darle mayor consistencia.
  6. Rellena cada tomate con la carne picada.
  7. Espolvorea la superficie con pan rallado de nuevo y gratina unos minutos bajo el grill del horno.

El truco final

Se pueden degustar los tomates crudos o asarlos posteriormente en el horno a 180 grados durante 30 minutos.