Existen una infinidad de recetas de aprovechamiento. En el presente apenas tenemos tiempo para cocinar y resulta mucho más sencillo comprar la comida ya preparada. Sin embargo, está empezando a resurgir esta vieja práctica, tan vieja como la cocina misma.

Los buñuelos son uno de estos platos de aprovechamiento. De entre las muchas recetas con verduras existentes, hemos pensado en elaborar unos sabrosos buñuelos. Así, nunca desaprovecharás ni una brizna de los vegetales que utilices en tu dieta. Estamos seguros de que este plato se colará en tu libro de recetas personales para no abandonarlo.

Tiempo de preparación: 40 minutos. Dificultad: Fácil Coste: Económico Comensales: 6

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes

  • 150 gramos de harina
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 2 tallos de brócoli
  • 50 mililitros de cerveza
  • 50 mililitros de agua
  • 10 gramos de levadura química
  • 1 huevo
  • Pimentón dulce
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de girasol
  • Sal

Elaboración

  1. Esta es una receta de aprovechamiento, no tienes por qué utilizar las verduras arriba descritas necesariamente. Si has hecho un plato anterior con verdura, no temas integrarlas a esta, siempre y cuando las laves y las piques bien finas para añadirlas todas en un bol. Luego pásalas por un colador para que suelten todo el líquido que contengan. Es importante picar muy finas las verduras, ya que así lograrás una textura mucho más ligera en los buñuelos.
  2. Prepara una masa con la harina, el huevo, la levadura, el agua, la cerveza y el pimentón. La masa de los buñuelos debe ser homogénea. Salpimenta al gusto y déjala reposar en la nevera durante una hora. Pasado el tiempo añade las verduras a la masa y mézclalas.
  3. Pon una sartén a calentar con abundante aceite y fríe porciones de la masa con forma de bola. En poco menos de un minuto por lado estarán listos, así que ten papel absorbente cerca para eliminar cualquier exceso de grasa. La clave está en servirlos mientras están calientes, ya que así tendrán cierta textura crujiente por fuera y estarán tiernos por dentro. El resultado final es un plato sabroso y en el que has utilizado las verduras que, de otro modo, hubieran acabado en la basura. Así, ayudarás a crear menos residuos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Truco final

Los buñuelos son una de las recetas con verduras más flexibles que puedes hacer y cabe la posibilidad de degustarlos de diferentes maneras. Solos son un gran aperitivo para picar antes de la comida principal y además son una opción sana, sobre todo si los dejas reposar en papel absorbente después de freírlos.

Sin embargo, estas recetas de aprovechamiento pueden ser el acompañante de unas tostas o de una tortilla de patatas. No dudes en lanzarte a la experimentación con los buñuelos, quizá descubras combinaciones de platos y sabores nunca vistas que te puedan catapultar a la fama.