La repostería francesa es una de las mejores del mundo, ¡no es para menos! Cientos de libros y de revistas especializadas en recetas de repostería francesa atestiguan la importancia de esta cocina tradicional en la gastronomía francesa en particular y en la mundial en general. Los expertos coinciden en que dicha relevancia nace de los colores, las texturas y el equilibrio en el dulzor de las recetas, entre las que cabe destacar el brioche.

Aunque tiene un nombre que impone, debes atreverte con la repostería francesa cuando uno de sus secretos es la relativa sencillez en la confección que da lugar a grandes resultados. Es por esto que debes atreverte con esta receta de brioche fácil.

Tiempo de preparación: 60 minutos. Dificultad: Media Coste: Medio Comensales: 6

Ingredientes

  • 20 g de levadura preferiblemente fresca
  • 250 ml de leche, lo que equivale más o menos a un vaso.
  • 2 huevos grandes
  • 100 g de azúcar
  • 500 g de harina
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 100 g mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 g de chocolate 70 % como mínimo
  • 100 g de azúcar
  • 50 gr de harina
  • 50 g de cacao
  • 2 claras de huevos medianos
  • 150 ml de leche
  • Una pizca de sal
  • 50 g de mantequilla
  • 150 g de avellanas tostadas crudas y picadas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Elaboración

  1. Hay que empezar por la masa de brioche, dado que se trata de una masa fermentada que tendremos que hacer el día de antes.
  2. Templar la leche y añadirle la levadura. Una vez agregada y cuando está retirada del fuego se le añaden los huevos y el azúcar sin dejar de remover.
  3. Añadir la harina, la sal y la mantequilla y amasar.
  4. Dejar reposar la masa un día o hasta que duplique su volumen tapada con un paño o con papel film.
  5. Cuando la masa ya ha reposado, procedemos a hacer el praliné. Para ello rallamos el chocolate mientras en una sartén doramos las almendras si es que están en crudo. Almendras que habremos picado si estuvieran enteras. Mezclados todos los ingredientes, se añade finalmente la sal y la mantequilla.
  6. Se divide la masa en dos mitades que vamos a enrollar a modo de rulos. El praliné lo habremos congelado previamente en finas capas en el congelador. Extenderemos el rulo de masa junto con el de chocolate para proceder a enrollarlo formando la característica forma del brioche.
  7. Haremos exactamente lo mismo con la otra mitad de la masa. Si queremos hacer minibrioches, solo tendremos que dividir la masa en más partes.
  8. Una vez precalentado el horno, cocemos este postre a 190 grados durante 20 minutos.

Truco final

Para acortar el tiempo de fermentación de la masa puede bastar que la tapes un par de horas y la pongas en un lugar cálido. Un truco consiste en calentar el horno y cuando esté solo tibio, introducir la masa para que fermente.

Para los que no quieren praliné, una crema pastelera o cualquier otro merengue tendrá un resultado brillante a la altura de las mejores recetas de repostería francesa. Bon appetit!